Sobre la red Gladio en Italia – Vincenzo Vinciguerra

¨Todo el arte de la guerra está basado en el engaño. El principal engaño que se valora en las operaciones militares no se dirige sólo a los enemigos, sino que empieza por las propias tropas, para hacer que le sigan a uno sin saber a dónde van.¨

Sun Tzu

¨En la investigación que llevé a cabo para determinar qué personas pudieron haber estado involucradas en la Red Gladio logré identificar a varias de ellas. Algunas habían muerto, pero otras aún vivían. Descubrí a los que fueron responsables de la matanza de Peteano* en 1972: tres terroristas, una gendarmería, un coronel, un oficial de policía, la inteligencia italiana así como jefes de policía y miembros del poder judicial. Todos ellos fueron declarados culpables y castigados. Sin embargo, el tribunal encargado de juzgar el caso Gladio no llevó a la propia organización a juicio, aunque dijo que sí había participado en los hechos. Pudimos identificar a 622 “gladiadores”. Pero el número real era mucho mayor. El resto pasó a la clandestinidad.¨

Felice Casson, juez italiano, miembro de la Comisión de Investigación sobre Gladio.

¨Desde 1945 en adelante, ha existido en este País una larvada guerra civil entre comunistas, de un lado, y anticomunistas, de otro, que ha ocasionado cientos y cientos de muertos, adecuadamente borrados hoy de la memoria. Y sin embargo, a partir de los primeros años Sesenta y para contrarrestar el intento de expansión soviética, especialmente en el mar Mediterráneo, se puso en marcha una guerra “de baja intensidad” que tenía como objetivo la neutralización de los partidos comunistas occidentales más potentes, el italiano, sin lugar a dudas, y el francés.¨

¨Ha sido una guerra clandestina, no declarada, jamás reconocida, que ha sido coordinada, bajo control político, por el Estado mayor de la Defensa. Una guerra de este tipo se confía a las estructuras secretas de los cuerpos militares; de hecho aparecen en escena los servicios de seguridad civiles y militares, los Servicios operativos y de información (Sios) de las distintas Armas, la estructura oculta del Arma de carabineros, y las de la Alianza Atlántica, “Gladio”, llamada así en Italia.¨

¨El Movimiento Social Italiano es el único partido político que ha contado entre sus parlamentarios a tres directores de los servicios secretos: los generales Giovanni De Lorenzo, Vito Miceli y Luigi Ramponi. Parece evidente que Pino Rauti y Ordine Nuovo no eran considerados “nazis” por la cúpula militar y por los políticos italianos, y que el MSI no era contemplado como “alternativa al sistema”. Esto significa que la derecha no ha combatido nunca contra el Estado anticomunista para aniquilar al comunismo (cosa de por sí contradictoria y grotesca), pero que ha asumido el deber de combatir el comunismo junto al Estado, con el régimen político que lo representaba y gobernaba, considerando que su esfuerzo habría ser reconocido y premiado con su ingreso en la mayoría gubernamental.¨

¨El Estado instrumentaliza a los opositores, crea una situación de colisión, desestabiliza el orden público con el fin de estabilizar el orden político. Las fuerzas de policía, los servicios secretos y los grupos políticos que hacen uso de esos servicios secretos, han instrumentalizado los grupos neofascistas en su propio beneficio desde 1945-46.¨

¨Una organización de extrema derecha debe atacar a los civiles y no a las fuerzas policiales y del Estado por una simple razón: forzar al Estado a un cambio de régimen, más autoritario. Ese era el papel de la derecha en Italia: alimentar la necesidad de un Estado fuerte y fomentar la estrategia de tensión. Y así, que la opinión pública aceptara, en un momento entre 1960 y mediados de los ochenta, un estado de emergencia.¨

¨Había que actuar contra los civiles, contra la gente del pueblo, contra las mujeres, los inocentes, los anónimos desvinculados de todo juego político. La razón era muy simple. Se suponía que tenían que forzar a aquella gente, al pueblo italiano, a recurrir al Estado para pedir más seguridad. A esa lógica política obedecían todos esos asesinatos y todos esos atentados que siguen sin castigo porque el Estado no puede inculparse a sí mismo ni confesar su responsabilidad en lo sucedido.¨

¨Con la matanza de Peteano, y con todas aquellas que han seguido, debe quedar claro que existía una estructura de carne y hueso, oculta y escondida, con la capacidad de dar una dirección estratégica a los atentados … que se encuentra dentro del propio Estado … Existía en Italia una fuerza paralela secreta de las fuerzas armadas, compuesta por civiles y militares, de carácter anti-soviético, es decir, para organizar una resistencia en suelo italiano contra un ejército ruso…una organización secreta, una super-organización con una red de comunicaciones, armas y explosivos, y los hombres entrenados para usarlos…una super-organización que, a falta de una invasión militar soviética que podría no suceder, tomó la tarea, en nombre de la OTAN, de prevenir un deslizamiento hacia la izquierda en el equilibrio político del país. Esto se hizo con la ayuda de los servicios secretos oficiales y las fuerzas políticas y militares.¨

¨La línea terrorista fue seguida por personas camufladas, personas pertenecientes a los aparatos de seguridad, o vinculadas al aparato del Estado a través de una relación o colaboración. Yo digo que cada atentado que siguió a partir de 1969 estuvo encuadrado en una misma matriz,… tanto Vanguardia Nazionale, como Ordine Nuovo (el principal grupo de extrema derecha terrorista en activo durante la década de 1970), fueron movilizadas a la batalla como parte de una estrategia anti-comunista, de origen no como organizaciones alejadas de las instituciones de poder, sino desde dentro del propio Estado y, específicamente, dentro del ámbito de las relaciones del Estado dentro de la OTAN.¨

Vincenzo Vinciguerra

* Vincenzo Vinciguerra, es un fascista italiano, ex militante de ¨Ordine Nuovo¨(Nuevo Orden), que actualmente cumple cadena perpetua por un atentado confeso con coche bomba, que se adjudicó falsamente a las Brigadas Rojas, Vinciguerra denunciaría la utilización por parte del Estado y la Otan de las organizaciones de extrema derecha y de él mismo, como fuerzas de retaguardia para realizar actividades terroristas dentro de la ¨estrategia de la tensión¨. Estas denuncias serían confirmadas el 27 de Octubre de 1990 por el propio Primer Ministro italiano Giulio Andreotti: ¨Después de la Segunda Guerra Mundial, el miedo del expansionismo soviético y la inferioridad de las fuerzas de la OTAN con relación al Kominform (Pacto de Varsovia), condujeron a las naciones de Europa del Oeste a imaginar nuevas formas de defensa no convencionales, creando en sus territorios una red oculta de resistencia destinada a actuar en caso de ocupación enemiga. Su misión: recoger información, cometer actos de sabotaje, propaganda, y actos de guerrilla… a la luz de los recientes y significativos sucesos que han transformado la Europa del Este (caída del muro de Berlín) el gobierno se ha impuesto reconsiderar todas las disposiciones en materia de guerra no ortodoxa, y verificar toda iniciativa propia tanto sobre el plano político como el técnico-militar, la actual validez y la utilidad de estos sistemas de protección sobre el territorio nacional.¨

Fuentes:

https://agendacomunistavalencia.blogspot.com/2020/01/sobre-la-red-gladio-en-italia-vincenzo.html