Capitalismo verde: un holding de capitales financieros internacionales pretende apoderarse de 100 billones de dólares

La reorganización descendente de la economía mundial no es una propuesta de futuro. Se está actualizando mientras el mundo sigue encerrado en confinamientos sin sentido.

El área de inversión más de moda desde el inicio del confinamiento mundial es la llamada inversión ESG, que desplaza los flujos de capital mundial hacia un grupo selecto de acciones y bonos empresariales aprobados. Es uno de los cambios más peligrosos y menos comprendidos desde el siglo pasado por lo menos.

La “economía sostenible” de la ONU la llevan a cabo los mismos bancos mundiales que causaron las crisis financieras de 2008. Esta vez se están preparando para el Gran Reinicio del Fondo Económico Mundial de Klaus Schwab, dirigiendo cientos de miles de millones, y pronto billones, de inversiones en empresas elegidas a dedo, a expensas de las que no lo son, como las empresas de petróleo y gas o el carbón.

Los banqueros y los gigantescos fondos de inversión como BlackRock han creado una nueva infraestructura de inversión que selecciona a los “ganadores” y a los “perdedores” en función de las credenciales ESG (medioambientales, sociales y de gobernanza) de una empresa. Por ejemplo, una empresa obtiene una puntuación positiva por la seriedad con la que contrata a directivos y trabajadores de distintos géneros, o toma medidas para eliminar la “huella de carbono” haciendo que sus fuentes de energía sean “ecológicas” o “sostenibles”. La forma en que las empresas contribuyen a la gobernanza mundial sostenible es el criterio más laxo de ESG, y puede ir desde donaciones a Black Lives Matter hasta el apoyo a organismos de la ONU, como la OMS.

El objetivo de la estrategia ESG es crear una transición a una energía alternativa ineficiente y costosa, la utopía prometida del “carbono cero”. Las principales instituciones financieras y los bancos centrales del mundo están impulsando este movimiento. Han creado un deslumbrante conjunto de organizaciones para impulsar su programa de “inversiones verdes”.

Morgan Stanley por el ‘carbono cero’

En 2013, mucho antes del coronavirus, el banco Morgan Stanley creó su propio Instituto de Inversión Sostenible, que se amplió rápidamente en 2015, cuando Morgan Stanley se unió al comité directivo de la Asociación para la Contabilidad Financiera del Carbono (PCAF). En su página web, afirman: “La PCAF se basa en la posición del Acuerdo de París sobre el Clima, según la cual la comunidad mundial debe esforzarse por limitar el calentamiento global a 1,5 C por encima de los niveles preindustriales y la sociedad debe descarbonizarse y alcanzar las emisiones netas cero para 2050”.

En 2020 la PCAF contaba con más de 100 bancos e instituciones financieras, como ABN Amro, Nat West, Lloyds Bank, Barcylays, Bank of America, Citi Group, CIBC, Danske Bank y otros. Varios de los bancos miembros de la PCAF han sido acusados de blanqueo de capitales. Ahora se sienten investidos de un nuevo papel como modelos de virtudes para cambiar la economía mundial, si la retórica es creíble. El antiguo gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, es consultor de la PCAF.

En agosto de 2020 la PCAF publicó una propuesta de contabilidad mundial del carbono. Esto significa que los banqueros están en proceso de crear sus propias normas contables para calificar o evaluar la “huella de carbono” o el perfil ecológico de una empresa.

El papel central de Mark Carney

Mark Carney está en el centro de la remodelación de las finanzas mundiales para apoyar el capítulo verde 2030 de la ONU del Gran Reajuste del Fondo Económico Mundial de Davos, del que es miembro del consejo de administración. También es asesor del Secretario General de la ONU como Enviado Especial para la Acción por el Clima. Describió el plan de la PCAF como sigue:

“Para alcanzar el nivel cero, necesitamos una transición en toda la economía: cada empresa, cada banco, cada aseguradora y cada inversor tendrá que ajustar sus modelos de negocio, desarrollar planes creíbles de transición y ponerlos en práctica. Para las empresas financieras, eso significa que deben tener en cuenta algo más que las emisiones generadas por sus propias operaciones comerciales. Deben medir e informar sobre las emisiones generadas por las empresas en las que invierten y a las que prestan. El trabajo de la PCAF para estandarizar el enfoque de la medición de las emisiones financiadas es un paso importante para garantizar que cada decisión financiera tenga en cuenta el cambio climático”.

Como gobernador del Banco de Inglaterra, Carney ha desempeñado un papel clave en el apoyo a los bancos centrales mundiales en el capítulo verde de la Agenda 2030. Los principales bancos centrales del mundo, a través del Banco de Pagos Internacionales (BPI) de Basilea, han creado un infraestructura que dirige los flujos de inversión hacia empresas “sostenibles” y los aleja de las que considera “insostenibles”, como las de petróleo y gas. Cuando Mark Carney, entonces gobernador del Banco de Inglaterra, dirigía el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) del Banco Consejo de Estabilidad Financiera (CSF) del BPI, creó un Grupo de Trabajo de Información Financiera sobre el Cambio Climático (GIFCC) en 2015.

Los banqueros centrales del CSF designaron a 31 personas para formar el GIFCC, presidido por el multimillonario Michael Bloomberg. Incluía, además de BlackRock, a JP MorganChase, Barclays Bank, HSBC, Swiss Re, la segunda reaseguradora del mundo, el banco chino ICBC, Tata Steel, ENI Oil, Dow Chemical, el gigante minero BHP y David Blood de Al Gore’s Generation Investment LLC.

Anne Finucane, vicepresidenta del Bank of America, miembro tanto del PCAF como del GIFCC, señaló que “estamos comprometidos a garantizar que los riesgos y oportunidades relacionados con el clima se gestionen adecuadamente dentro de nuestra empresa y que trabajemos con los gobiernos y los mercados para acelerar los cambios necesarios… El cambio climático presenta riesgos para las empresas y es importante que éstas definan cómo gestionan esos riesgos”.

La vicepresidenta describe cómo evalúan los riesgos en su cartera de préstamos inmobiliarios realizando “un análisis de riesgo físico agudo en una cartera de muestra de hipotecas residenciales de Bank of America en todo Estados Unidos. A cada propiedad se le asignó una puntuación basada en el nivel de riesgo asociado a 12 peligros potenciales: tornado, terremoto, ciclón tropical, tormenta de granizo, incendio forestal, inundación fluvial, inundación repentina, inundación costera, rayo, tsunami, volcán y tormenta de invierno”. Del mismo modo, el riesgo de las inversiones de los bancos en petróleo y gas y otras industrias se examina utilizando los criterios del GIFCC de Carney. Todos los riesgos se definen como relacionados con el CO2, a pesar de que no hay pruebas científicas concluyentes de que las emisiones humanas de CO2 estén a punto de destruir nuestro planeta por el calentamiento global. Más bien, la evidencia de la actividad solar sugiere que estamos entrando en un período de enfriamiento inestable, el Gran Mínimo Solar. Esto no preocupa a los intereses financieros que cosecharán billones de dólares en la próxima década.

Otro elemento clave en la preparación financiera del Gran Reinicio, la transformación fundamental de una economía intensiva en energía a una economía poco eficiente económicamente, es el Consejo de Normas de Contabilidad de la Sostenibilidad (CNCD), que “proporciona un conjunto claro de normas para la elaboración de informes de sostenibilidad en una amplia gama de áreas”. Entre los miembros del CNCD que darán el imprimátur de inocuidad para el clima se encuentran, además de la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock, Vanguard Funds, Fidelity Investments, Goldman Sachs, State Street Global, Carlyle Group, Rockefeller Capital Management y muchos grandes bancos como Bank of America y UBS. Muchos de ellos son responsables del colapso financiero mundial de 2008. Según su sitio web, “desde 2011, hemos estado trabajando para lograr un objetivo ambicioso: desarrollar y mantener normas de contabilidad de sostenibilidad para 77 industrias”.

El objetivo es crear una red de entidades financieras mundiales que controlen la riqueza combinada, incluidos los seguros y los fondos de pensiones, por valor de 100 billones de dólares. Establecerán las reglas y definirán a una empresa, o incluso a un país, por la cantidad de carbono que crea. Si eres limpio y verde, puedes conseguir inversiones. Si se le considera un contaminador del carbono, como lo son hoy las industrias del petróleo, el gas y el carbón, los flujos de capital mundiales evitarán financiarle.

El petróleo y el gas bajo ataque

El objetivo inmediato de esta cábala financiera es la columna vertebral de la economía mundial, la industria del petróleo, el carbón y el gas natural. Los analistas de la industria petrolera prevén que, en los próximos cinco años o menos, los flujos de inversión en el mayor sector energético del mundo se reducirán drásticamente. “Dada la centralidad de la transición energética para las perspectivas de crecimiento de toda empresa, pedimos a las empresas que divulguen un plan que explique cómo su modelo de negocio será compatible con una economía neta cero”, escribió Larry Fink, presidente y consejero delegado de BlackRock, en su carta de consejero delegado para 2021. Blackrock es el mayor grupo de inversión del mundo, con más de 7 billones de dólares para invertir. Otro ejecutivo de BlackRock dijo en una reciente conferencia sobre energía que “donde vaya BlackRock, otros le seguirán”.

“Para seguir atrayendo capital, las carteras deben construirse en torno a activos centrales ventajosos: barriles de bajo coste, larga duración y bajas emisiones de carbono”, dijo Andrew Latham, vicepresidente de exploración global de WoodMac, una consultora de energía.

El gobierno de Biden ya está cumpliendo su promesa de eliminar progresivamente el petróleo y el gas al prohibir nuevos arrendamientos en tierras federales y en alta mar, así como el oleoducto Keystone XL. El sector del petróleo y el gas y sus subproductos, como los petroquímicos, están en el centro de la economía mundial. Las 50 mayores empresas petroleras y gasísticas del mundo, incluidas las estatales y las que cotizan en bolsa, obtuvieron unos ingresos de unos 5,4 billones de dólares en 2015.

A medida que el nuevo gobierno de Biden impulsa su oposición ideológica a los combustibles fósiles, el mundo verá un descenso precipitado de las inversiones en petróleo y gas. El papel de los mundialistas de Davos y de los actores financieros de la ESG es garantizarlo. Y los perdedores seremos nosotros. Los precios de la energía se dispararán, como ocurrió durante las recientes ventiscas en Texas. El coste de la electricidad en los países industriales será prohibitivo para la fabricación. Pero no se preocupe. Todo esto forma parte del Great Reset en curso y de su nueva doctrina de inversiones ESG.

En 2010, el jefe del Grupo de Trabajo 3 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, el doctor Otmar Edenhofer, dijo a un periodista: “Estamos redistribuyendo de facto la riqueza mundial a través de la política climática. Tenemos que deshacernos de la ilusión de que la política climática internacional es una política medioambiental. Ya no tiene casi nada que ver con la política medioambiental”. El Great Reset del Fondo Economico Mundial no es sólo una gran idea de Klaus Schwab que reflexiona sobre la devastación económica del coronavirus. Fue planeado hace mucho tiempo por los amos del dinero.

F. William Engdahl, https://journal-neo.org/2021/03/19/the-great-reset-is-here-follow-the-money/

Fuentes:

Capitalismo verde: un holding de capitales financieros internacionales pretende apoderarse de 100 billones de dólares