¿Quiénes son los talibanes?

[El siguiente texto es una traducción de un extracto del folleto Historical Background of Afghanistan que apareció como apéndice en el programa C(M)PA publicado en 2004. El título anterior [¿Quiénes son los talibanes?] es el elegido para la presente traducción. En él se da cuenta de la aparición de los talibanes en 1994 hasta la caída de su régimen en 2001].
El 12 de octubre de 1994, la ciudad fronteriza de Spin Boldak, en Kandahar, fue atacada por varios grupos de talibanes [estudiantes de escuelas religiosas], compuestos principalmente por afganos que estudiaban en escuelas religiosas dentro de Pakistán. El nombre de Tahreek-e-Taliban se conoció por primera vez cuando capturaron Spin Boldak y derrotaron a las fuerzas de Hezb-e-Islami estacionadas allí.
Esta fuerza hasta entonces desconocida, que declaró su objetivo de establecer la seguridad y desarmar a las bandas armadas sin aparentemente pretender formar un gobierno, fue capaz de avanzar rápidamente, ocupar fácilmente varias provincias del sur en pocos meses y llegar a las afueras de Kabul. En poco tiempo, los talibanes fueron capaces de desalojar a las fuerzas muyahidines (Hezb-e-Islami, Junbish Milli y Hezb-e-Wahdat) de los alrededores y del interior de Kabul, y de, menos de seis meses después de su aparición, enfrentarse a las fuerzas del Estado Islámico dirigidas por Rabbani-Massoud en Kabul. Fue entonces cuando comenzó la enemistad entre los talibanes y el Estado Islámico de Rabbani-Massoud. Hasta entonces, Rabbani-Massoud había acogido y facilitado el avance talibán como medio para debilitar a su rival Hezb-e-Islami.
El rápido avance de los talibanes, que pasaron de ser una fuerza pequeña a una grande que reclamaba el poder político, fue, en realidad, el producto de tres factores imperialistas y reaccionarios:
1. Los imperialistas estadounidenses y británicos y sus aliados reaccionarios (pakistaníes y árabes) se dieron cuenta de la ineficacia de Hezb-e-Islami y sus aliados para garantizar sus intereses imperialistas y reaccionarios; esto es, la estabilidad en Afganistán para asegurar el acceso a los ricos recursos de Asia Central. Así, dejaron de apoyar al Hezb-e-Islami y crearon y apoyaron al movimiento Talibán.
2. El clero y los estudiantes de las escuelas religiosas son la columna vertebral y el principal ejército de predicadores y propagandistas del Islam. Tuvieron un papel fundamental en el movimiento Talibán desde el principio. Los militantes islamistas, no sólo en las zonas pashtunes de Afganistán y Pakistán, sino también en gran medida en otras partes del país, excepto en las zonas chiítas, se unieron a los talibanes para «limpiar» la «inmoralidad» de las fuerzas muyahidines islamistas que dominaban el país tras el colapso del Estado apoyado por los soviéticos. Así pues, los talibanes representan una posición más feudal que la del Estado Islámico de Afganistán dirigido por Rabbani-Massoud.
3. Con el colapso del Estado apoyado por los soviéticos, la dominación pashtún del Estado había terminado. El chovinismo depuesto de las clases dominantes pashtunes ya no podía confiar en las fuerzas desintegradas de Hezb-e-Islami, así como en otras fuerzas dispersas y odiadas por las bandas de muyahidines islámicos en las zonas pashtunes, para restaurar su poder, por lo que pasó a depender del movimiento Talibán el poder garantizar la unidad de los reaccionarios pashtunes para restablecer su dominación.
La composición político-militar de las fuerzas talibanes reflejaba la concentración de los factores imperialistas y reaccionarios externos e internos antes mencionados, con los mulás y los estudiantes de las escuelas religiosas de las zonas pashtunes de Afganistán y Pakistán desempeñando un papel central. Algunos ex miembros del PDPA, los Mellatis afganos y algunos antiguos burócratas pro-monárquicos participaron en la creación del movimiento Talibán desde el principio (o lo apoyaron después de que entrara en la arena político-militar del país). Algunos mulás y estudiantes religiosos pertenecientes a la Jamiat Ulema-e-Islam de Pakistán participaron directamente en el movimiento Talibán. Desde el principio de la aparición de los talibanes, oficiales militares pakistaníes participaron en la dirección de sus fuerzas de combate. Fue principalmente a través de los canales políticos y militares pakistaníes, gubernamentales y no gubernamentales, como islamistas árabes y no árabes de varios países acudieron gradualmente a Afganistán para apoyar a los talibanes. La Jamiat Ulema-e-Islami de Pakistán, el gobierno pakistaní, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos participaron directamente en el establecimiento y asistencia política, militar y financiera de los talibanes.
Los imperialistas estadounidenses y británicos, directa e indirectamente, también apoyaron la fundación de este movimiento reaccionario.
Los talibanes no se enfrentaron a una verdadera guerra hasta que combatieron a las fuerzas militares del gobierno de Rabbani-Massoud. Al enfrentarse a estas fuerzas, los talibanes y sus aliados imperialistas extranjeros y partidarios reaccionarios se encontraron con graves obstáculos. El gobierno de Rabbani-Massoud luchó desde la posición de defender el emergente chovinismo tayiko contra el resurgimiento del depuesto chovinismo pashtún,  dependiendo del imperialismo ruso y de sus reaccionarios aliados regionales (iraníes e indios). Sin embargo, con la cooperación directa y activa de agentes pakistaníes, los talibanes pudieron capturar Kabul en 1996, dos años después de su aparición en Spin Boldak.
El cálculo de los talibanes y de sus partidarios reaccionarios e imperialistas extranjeros era que, tras la captura de Kabul, no se enfrentarían a ningún obstáculo importante y podrían dominar fácilmente todo el país. Por esta razón, las fuerzas talibanes, después de capturar la ciudad de Kabul, se desplazaron rápidamente hacia el norte y alcanzaron Salang y la entrada del valle de Panjshir. Pero las fuerzas opositoras reaccionaron con fuerza. Por primera vez, los talibanes sufrieron las bajas de varios miles de combatientes en sus incursiones hacia el norte. Sólo un escaso remanente de estas fuerzas pudo retirarse a Kabul.
La guerra duró mucho tiempo debido a una brutalidad y barbarie sin precedentes. Esto expuso aún más la naturaleza reaccionaria y antipopular de los talibanes y, también, de las fuerzas opositoras.
A medida que la guerra se intensificaba y ampliaba, la presencia de fuerzas islamistas reaccionarias extranjeras entre los talibanes se hizo cada vez más evidente, desde las bases hasta sus más altos niveles de liderazgo político y militar. Los talibanes lucharon ferozmente en tres frentes: contra las fuerzas del Jamiat, del Junbish Milli y del Hizb Wahdat [milicias pertenecientes a etnias no pashtunes]. El «Gran Juego» estaba en marcha en Afganistán, y los partidarios extranjeros de los talibanes tenían prisa por acceder a los recursos petroleros y de gas de Asia Central, con las compañías petroleras estadounidenses desempeñando un papel fundamental.
Las fuerzas pakistaníes, incluidos los oficiales y soldados del gobierno, así como los voluntarios de los partidos islamistas y las escuelas religiosas, constituían una parte importante de estos elementos reaccionarios extranjeros. Al-Qaeda, dirigida por Osama Bin Laden, convirtió Afganistán en una base central para sus fuerzas. Los miembros de los movimientos islamistas de Asia Central y Chechenia acudieron al territorio controlado por los talibanes. Incluso elementos de países occidentales se unieron a las filas de los talibanes. Aumentaron el apoyo político, militar y financiero directo de los gobiernos reaccionarios de Pakistán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, de ciertos círculos islamistas no gubernamentales del mundo árabe y el apoyo indirecto de los imperialistas estadounidenses y británicos a los talibanes. Pakistán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos incluso reconocieron oficialmente al gobierno talibán.
El grosero chovinismo de los talibanes se puso de manifiesto. Aplicaron planes criminales de limpieza étnica en las zonas de las etnias no pashtunes. En un acontecimiento sin parangón en la historia de Afganistán, cientos de miles de personas fueron masacradas, saqueadas y desplazadas de sus hogares.
El extremismo religioso de los talibanes alcanzó un nivel patológico. Desplegaron morbosamente su policía religiosa de «promoción de la virtud y prevención del vicio» a las masas para aplicar con dureza las normas, rituales y tradiciones religiosas. Sobre todo, los talibanes, reuniendo una Jirga de mulás simpatizantes, apodaron a su líder «Amir al-Mu’minin» [el comandante de los fieles] y nombraron a su gobierno Emirato Islámico de Afganistán. Aplicaron la sharia con toda su brutalidad y trataron de imponer duras condenas, como ejecuciones públicas, lapidaciones, flagelaciones y amputaciones.
Un aspecto importante de la reacción y del fanatismo religioso de los talibanes se manifestó en su insana misoginia. No concedían a las mujeres ningún derecho social o individual y las consideraban meras esclavas domésticas y prisioneras dentro de las cuatro paredes de sus casas; las privaban de todos los derechos, como la educación, el trabajo fuera de casa, la libertad de vestir, e incluso de hacer la compra y comprar alimentos. La lapidación de mujeres se había convertido en una práctica habitual en el Emirato Islámico. La ignorante policía fanática de la «prevención del vicio y la promoción de la virtud» perseguía e insultaba diariamente a las mujeres, y al ver el menor signo de «transgresión», las azotaba en las calles. Incluso capturaban a niñas y jóvenes como botín de guerra.
Los talibanes continuaron con el saqueo de la propiedad pública, como sus predecesores muyahidines, pero también comenzaron a saquear a las masas en nombre de los diezmos y el zakat. Convirtieron el programa de desarme general del pueblo, que habían colocado en lo más alto de su agenda, en un medio para torturar y exprimir a las masas. La administración y el poder judicial talibán, a pesar de su primitivismo y delgadez, sobresalió en el soborno y la malversación y se convirtió en un centro de saqueo.
Afganistán se convirtió en uno de los principales productores de drogas del mundo durante el régimen talibán. El mulá Omar llamó al opio la bomba atómica de los talibanes. La obtención de diezmos o impuestos islámicos del opio era una de las principales fuentes de financiación de los talibanes. Estaban en connivencia con los narcotraficantes, obteniendo así enormes recursos financieros. La prohibición del cultivo en el último año de gobierno talibán fue una medida comercial y temporal para evitar una fuerte caída de los precios del opio.
Al enfrentarse a los talibanes y a sus partidarios imperialistas y reaccionarios extranjeros, los imperialistas rusos y sus aliados iraníes e indios, y, en menor medida, los imperialistas franceses, apoyaban abiertamente a las fuerzas reaccionarias opuestas a los talibanes. Pero, a pesar de todos estos apoyos, el Junbish-e-Milli y el Hezb-e-Wahdat no eran coherentes en su oposición a los talibanes ya que realizaban constantemente tratos secretos o públicos de compromiso con los talibanes y sus partidarios imperialistas y reaccionarios extranjeros. Esta incoherencia y desunión entre ellos se convirtió en uno de los factores más importantes en el avance de los talibanes en el norte y centro de Afganistán. A pesar de sufrir grandes bajas, los talibanes derrotaron a Junbish-e-Milli y a Hezb-e-wahdat y se hicieron con el norte y el centro de Afganistán en 1998.
A partir de entonces, las fuerzas del Jamiat dirigidas por Rabbani y Massoud continuaron la lucha contra ellos, que, aunque de forma lenta pero constante, perdieron sus territorios y quedaron confinados a territorios cada vez más pequeños. Cuando Ahmad Shah Massoud fue asesinado el 9 de septiembre de 2001, las fuerzas del Jamiat, que sólo controlaban Badakhshan y partes de Kapisa, Parwan y Takhar, estaban al borde de la derrota total. Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, seguidos de la invasión de Afganistán el 7 de octubre de 2001 por parte de Estados Unidos y sus aliados, salvaron a las fuerzas reaccionarias antitalibanes de una muerte definitiva.
Durante la guerra de resistencia contra el social-imperialismo soviético, los imperialistas estadounidenses y sus aliados pakistaníes y árabes organizaron y equiparon a islamistas de varios países y los enviaron a Afganistán. Al-Qaeda, dirigida por Osama Bin Laden, se formó en las filas de estos islamistas.
Tras el colapso de la Unión Soviética, Osama Bin Laden, que se oponía a la presencia de fuerzas estadounidenses en Arabia Saudí, se vio envuelto en disputas con la familia real saudí y fue expulsado de Arabia Saudí huyendo a Sudán. El gobierno sudanés, presionado por la familia real saudí, se negó a conceder asilo a Osama, que regresó a Afganistán en 1996. Sin embargo, el restablecimiento de Osama en Afganistán y la unión de Al Qaeda y los talibanes es inconcebible sin el apoyo del gobierno de Pakistán y de los imperialistas estadounidenses.
No obstante, Al Qaeda, que se había establecido en las zonas controladas por los talibanes en 1998 y se había convertido en uno de los financiadores más importantes de los talibanes, seguía comprometida en su anti-americanismo. Cuando Osama Bin Laden declaró la yihad contra Estados Unidos desde su base en Afganistán, y poco después fueron atacadas las embajadas estadounidenses en África Oriental, las relaciones entre el siervo y el antiguo amo alcanzaron un nuevo nivel de tensión. El gobierno estadounidense culpó a Al Qaeda y a su líder de los ataques, disparando misiles contra sus bases en Afganistán el 20 de agosto de 1998. Sin embargo, estos ataques no significaron que los estadounidenses dejaran de apoyar a los talibanes.
Con la creciente concentración de islamistas de los países de Asia Central en Afganistán, el Emirato Islámico de los talibanes supuso una amenaza para los gobiernos de Asia Central, Rusia y China. Esto empujó a los gobiernos de Asia Central, en los que también invertían los imperialistas estadounidenses, más hacia Rusia y China, y se formó el «Grupo de los Cinco de Shanghai», que más tarde se convirtió en un pacto regional de seis países, entre ellos Rusia, China, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.
Así, en lugar de allanar el camino para que los imperialistas estadounidenses accedieran a Asia Central y a sus recursos, el Emirato Islámico de los Talibanes se convirtió en un factor que potenciaba la influencia rusa y china en la región. Estaba claro que el Emirato Islámico ya no era beneficioso, sino perjudicial para los intereses del imperialismo estadounidense.
Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 tuvieron lugar cuando los talibanes estaban a punto de lograr una victoria completa tras el asesinato de Ahmad Shah Massoud. Los funcionarios de la Casa Blanca acusaron a Al Qaeda y a Osama Bin Laden del atentado e invadieron Afganistán.
Utilizando los atentados del 11 de septiembre como tapadera, los imperialistas estadounidenses pudieron formar una amplia coalición internacional imperialista y reaccionaria para invadir Afganistán. Las fuerzas estadounidenses y británicas, utilizando las armas y el equipo militar más moderno y destructivo, lanzaron fuertes ataques contra Afganistán en la noche del 7 de octubre de 2001. Otras potencias imperialistas se unieron a la agresión y proporcionaron apoyo logístico e inteligencia. Varios países de Asia Central, Pakistán, el mar de Omán y el Golfo se convirtieron en bases para las fuerzas que invadían Afganistán.
Los reaccionarios antitalibanes, incluidas las fuerzas reaccionarias afiliadas al imperialismo ruso, y los señores de la guerra, declararon abiertamente su disposición a utilizar sus fuerzas militares al servicio de la invasión estadounidense tanto antes como durante la guerra.
Los intensos ataques aéreos y con misiles de los invasores duraron casi dos meses, durante los cuales murieron decenas de miles de civiles afganos y cientos de miles más fueron desplazados, dejando el país devastado.
Los talibanes y sus aliados islamistas extranjeros, que eran odiados por las masas, a pesar de su amplio equipamiento y de sus aguerridas fuerzas armadas, no pudieron establecer una resistencia prolongada. La naturaleza altamente reaccionaria y antinacional de los talibanes y sus aliados extranjeros les llevó a continuar la guerra civil reaccionaria incluso cuando el país se enfrentaba a una invasión imperialista. Pero, incluso después de enfrentarse a la invasión, mantuvieron la mayoría de sus fuerzas en una línea de batalla regular contra las fuerzas reaccionarias de la oposición. Tal estrategia militar los convirtió en objetivos extremadamente fáciles y accesibles para que los invasores destruyeran sus fuerzas, equipos y armas.

La ofensiva se hizo más precisa y mortífera después de que se estableciera la cooperación militar entre los invasores y los señores de la guerra opuestos a los talibanes. El colapso de las líneas de combate talibán, tras casi dos meses de resistencia, fue intenso, repentino y generalizado. Las fuerzas del frente fueron masacradas y muchos sobrevivieron escapando del campo de batalla. Como resultado, los señores de la guerra, cuyas fuerzas se habían reactivado al servicio de los invasores imperialistas como principales fuerzas terrestres, capturaron sin esfuerzo grandes partes del país, incluida Kabul. Después, las fuerzas terrestres de los ocupantes imperialistas desembarcaron en diferentes partes del país y establecieron sus bases.
La reunión de Bonn fue convocada por los imperialistas bajo los auspicios de las Naciones Unidas y allí se reunieron los traidores nacionales. Esta reunión incluyó al régimen títere y estableció su futuro curso traicionero. Antes de que el régimen títere tomara el poder en Kabul, las fuerzas talibanes que quedaban en Kunduz y Kandahar fueron aniquiladas. Algunas de estas fuerzas se dispersaron y otras se rindieron sin oposición.
Los restos desintegrados de los talibanes en casi todo el país se unieron al régimen títere o huyeron fuera de Afganistán. Y sólo pequeños grupos, junto con sus aliados extranjeros, permanecieron en algunas zonas remotas de la frontera oriental y meridional, donde fueron perseguidos y cazados por los invasores imperialistas y sus sátrapas.
El régimen títere, bajo la protección y el apoyo de los ocupantes imperialistas, se instaló en Kabul el 7 de diciembre de 2001 para proporcionarles una fachada y servir a la ocupación imperialista en el país. Las fuerzas imperialistas de ocupación, bajo la bandera de las Naciones Unidas, siguiendo las decisiones de la Reunión de Traidores Nacionales de Bonn, fueron estacionadas en Afganistán para proteger al régimen títere e impedir su desintegración interna.
Así, bajo la tremenda presión de la coalición imperialista y reaccionaria mundial, las traiciones de los reaccionarios yihadistas y talibanes; la asombrosa agitación de soportar diversas consecuencias de una década de invasión y ocupación social-imperialista; la guerra civil reaccionaria y la debilidad del campo revolucionario y democrático nacional en el país; y la tierra de los pueblos que siempre buscan la independencia es como ha sido subyugada temporalmente.

Fuentes:

http://www.sholajawid.org/english/main_english/Qui%C3%A9nes%20son%20los%20talibanes_sho27_d4.html