Biden no se larga sino que privatiza la Guerra de Afganistán y el tráfico de heroína

El gobierno de Biden ha anunciado la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, simbólicamente, exactamente dos décadas después de los históricos atentados del 11-S en Nueva York y Washington. Sin embargo, el Pentágono y la Casa Blanca guardan silencio sobre una de las principales razones por las que los poderes que controlan Washington han permanecido en Afganistán desde la falsa caza de un antiguo trabajador contratado por la CIA llamado Osama bin Laden.

Lo que está claro es que el gobierno estadounidense no está siendo comunicativo con sus planes para Afganistán y la llamada retirada. La fecha del 1 de mayo previamente acordada en relación con el 11 de septiembre no tiene claramente nada que ver con una salida más elegante después de una guerra de dos décadas que ha costado al contribuyente estadounidense más de 2 billones de dólares.

Los neoconservadores del equipo de Biden están considerando una presencia militar estadounidense “privatizada”. Según un informe de Jeremy Kuzmarov, “más de 18.000 contratistas del Pentágono permanecen en Afganistán, frente a los 2.500 efectivos oficiales. Joe Biden retirará este pequeño grupo de tropas mientras deja atrás a las fuerzas especiales, mercenarios y oficiales de inteligencia estadounidenses, privatizando y reduciendo el alcance de la guerra, pero no poniéndole fin”. Ya hay siete contratistas militares privados en Afganistán por cada soldado estadounidense.

El recurso a los contratistas militares privados permite al Pentágono y a las agencias de inteligencia de Estados Unidos evitar una seria supervisión por parte del Congreso. Suelen ser veteranos de las Fuerzas Especiales que ganan mucho más como guardias de seguridad privados o mercenarios. Su trabajo está simplemente clasificado, por lo que no hay prácticamente ninguna responsabilidad. El New York Times informa que Washington “probablemente dependerá de una oscura combinación de fuerzas de operaciones especiales clandestinas, contratistas del Pentágono y agentes de inteligencia encubiertos” para llevar a cabo sus operaciones en Afganistán.

El actual gobierno afgano dirigido por Ashraf Ghani, al igual que el de Hamid Karzai, es una creación de Estados Unidos. Ghani seguirá siendo el representante de Washington en Kabul. Su ejército está financiado por Estados Unidos con un coste de unos 4.000 millones de dólares al año.

Lo que falta en el debate público sobre la presencia de las tropas afganas es el gorila de 800 libras en la habitación: las drogas, específicamente la heroína.

Algunos de los mercenarios improvisados no están haciendo cosas bonitas. DynCorp es uno de los mayores contratistas que existen. Hasta 2019 DynCorp había conseguido más de 7.000 millones de dólares en contratos gubernamentales para entrenar al ejército afgano y gestionar bases militares en Afganistán. Una de las tareas más destacadas de DynCorp y otros mercenarios estadounidenses en Afganistán ha sido la de “supervisar” la destrucción de los campos de adormidera afganos que suministran alrededor del 93 por ciento de la heroína del mundo. Sin embargo, el opio y su distribución mundial ha sido una prerrogativa de la CIA y del ejército estadounidense, que garantizan un transporte aéreo seguro a través de las bases aéreas de Kirguistán y Afganistán hacia los mercados occidentales de heroína. DynCorp tiene poco que mostrar por esta erradicación de la droga, ¿o estaba haciendo algo más?

La CIA, los muyahidines y el opio afgano

Cuando Estados Unidos ocupó Afganistán por primera vez, con la excusa de la venganza por el papel de los talibanes en la ayuda a Osama Bin Laden para llevar a cabo los atentados del 11-S, la política antiopio de los talibanes había reducido las cosechas a casi cero. En octubre de 2001, justo antes de la invasión estadounidense, la ONU reconoció que los talibanes habían reducido la producción de opio en Afganistán de 3.300 toneladas en 2000 a 185 toneladas en 2001. Según el economista e historiador canadiense Michel Chossudovsky, “inmediatamente después de la invasión de octubre de 2001, se restablecieron los mercados de opio. Los precios del opio se dispararon. A principios de 2002, el precio interno del opio en Afganistán (en dólares/kg) era casi 10 veces superior al de 2000. La invasión anglo-estadounidense de Afganistán ha conseguido restablecer el tráfico de drogas. The Guardian informó de que en 2007 “Afganistán tenía más tierras dedicadas al cultivo de drogas que Colombia, Bolivia y Perú juntos”. Esto ocurrió seis años después del inicio de la ocupación militar estadounidense.

A los pocos años de la ocupación estadounidense bajo el mandato de Karzai, el cultivo de opio alcanzó niveles récord. Uno de los mayores señores de la guerra del opio de Afganistán en aquella época era el hermano de Karzai. En 2009 el New York Times, citando a funcionarios estadounidenses no identificados, escribió que “Ahmed Wali Karzai, el hermano del presidente afgano y presunto participante en el floreciente comercio ilegal de opio del país, ha estado recibiendo pagos regulares de la Agencia Central de Inteligencia durante la mayor parte de los últimos ocho años”. En 2011 Ahmed Karzai fue asesinado a tiros en su casa de Helmland por uno de sus guardaespaldas. Helmland es la mayor provincia productora de opio de Afganistán. Si Helmland fuera un país, sería el mayor productor de opio del mundo. ¿Fue un accidente que la CIA pagara dinero a Karzai durante al menos ocho años, o la Compañía tenía un interés en los asuntos de Karzai?

Aunque Washington y la CIA han negado que apoyen el enorme comercio de opio afgano, el historial de la CIA desde la guerra de Vietnam con los señores de la droga sugiere lo contrario. Como documentó Alfred W. McCoy durante la época de la guerra de Vietnam en su innovador libro “The Politics of Heroin in Southeast Asia”, la CIA estaba muy involucrada en el comercio de opio con las tribus Hmong de Laos. Afirmaron que era necesario para igualar su apoyo. Más tarde se descubrió que la CIA y Estados Unidos estaban implicados en el envío secreto de opio desde el Triángulo de Oro.

Durante la guerra de los muyahidines financiada por Estados Unidos contra el Ejército Rojo soviético en Afganistán en la década de 1980, la CIA supuestamente hizo la vista gorda ante Osama Bin Laden y los miles de “árabes afganos” que reclutó. Señores de la guerra afganos como Gulbuddin Hekmatyar se enriquecían con los servicios de inteligencia ISI de Pakistán gracias a los enormes beneficios del tráfico de drogas. Imaginar que la CIA, y los ejércitos mercenarios privados como DynCorp, estrechamente vinculados a la agencia, están ahora involucrados en la mayor fuente de opio y heroína del mundo no requiere un gran salto de fe.

En 2018, Alfred McCoy escribió una acusación condenatoria contra la guerra de Estados Unidos en Afganistán. Preguntó: “¿Cómo pudo la única superpotencia del mundo luchar continuamente durante más de 16 años -desplegando más de 100.000 tropas en el momento álgido del conflicto, sacrificando las vidas de casi 2.300 soldados, gastando más de un billón de dólares en sus operaciones militares, produciendo un récord de 100.000 millones de dólares más en “La presencia de Estados Unidos en Afganistán ha sido un factor importante en el desarrollo de la economía del país”. Respondió que la presencia estadounidense no tenía nada que ver con la construcción de la nación o la democracia. Se trataba de la heroína:

“A lo largo de sus tres décadas en Afganistán, las operaciones militares de Washington sólo han tenido éxito cuando han encajado razonablemente en el comercio ilícito de opio en Asia Central”, acusó. “Su producción de opio pasó de unas 180 toneladas en 2001 a más de 3.000 toneladas anuales tras la invasión, y a más de 8.000 en 2007″.

En 2017 la producción de opio alcanzó la cifra récord de 9.000 toneladas. Tras más de 16 años de ocupación militar estadounidense. Hay una historia muy sucia y criminal en alguna parte y la CIA y los contratistas militares privados relacionados como DynCorp parecen estar en medio de ella. Tal vez esa sea la verdadera razón por la que Washington se niega a abandonar honestamente Afganistán. Como señala Pepe Escobar, en contra de la versión de los medios de comunicación occidentales de que los talibanes controlan el comercio de opio en Afganistán, “esta no es una operación de los talibanes afganos”. Las preguntas clave -nunca planteadas por los círculos atlantistas- son quién compra las cosechas de opio, las refina en heroína, controla las rutas de exportación y luego las vende con enormes beneficios… “Señala con el dedo a la OTAN, señalando que los ciudadanos rusos son “daños colaterales” del tráfico de heroína afgana tanto como los estadounidenses. “El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso está supervisando cómo se importan ilegalmente toneladas de productos químicos a Afganistán desde, entre otros, “Italia, Francia y los Países Bajos”, y cómo Estados Unidos y la OTAN no hacen absolutamente nada para contener el flujo de heroína”.

Las operaciones de Estados Unidos en Afganistán, el mayor productor de opio del mundo, están lejos de terminar. Sólo está cambiando de forma.

F. William Engdahl https://journal-neo.org/2021/04/23/the-politics-of-heroin-and-the-afghan-us-pullout/

Fuentes:

Biden no se larga sino que privatiza la Guerra de Afganistán y el tráfico de heroína