La guerra de Afganistán contada en pérdidas

Neta C. Crawford(*), IPS

Traducción de Canarias Semanal

El «Proyecto Costos de la Guerra» , presidido por la autora de este artículo, edita por primera vez los datos de la guerra de Afganistán

La guerra de Afganistán ha tenido muchos costes ocultos, falseados, o no reconocidos por las autoridades estadounidenses, después de que se decidieran responder con la fuerza militar bruta al todavía lleno interrogantes, ataques a las Torres gemelas neoyorquinas. La profesora Neta C. Crawford y sus colegas del «Proyecto Costos de la Guerra» (Costs of War) están intentando delinear un mapa de los costos humanos, económicos y políticos con la esperanza de que la opinión pública tanto de fuera como dentro de los Estados Unidos, pueda tener una visión más clara sobre la política gubernamental de su país. He aquí su informe.

Estados Unidos invadió Afganistán a fines de 2001, según se pretextó en aquel momento, para eliminar a Al Qaeda, derrocar a los talibanes y reconstruir el país. El 30 de agosto de 2021, Estados Unidos completó su retirada de tropas de Afganistán, poniendo fin a dos décadas de conflicto de forma desastrosa .

Durante los últimos 11 años, he estado siguiendo de cerca los conflictos posteriores al 11 de septiembre para el «Proyecto Costos de la Guerra», una iniciativa que reúne a más de 50 académicos, médicos y expertos legales. Juntos informamos sobre los costos humanos, económicos, financieros y políticos, así como de las consecuencias de las guerras en Irak y Afganistán.

Por supuesto, esos números por sí solos no pueden proporcionar una imagen exacta y completa de lo que allí ha sucedido. Ni tampoco sobre su importancia. Pero pueden ayudar a poner esta guerra en una perspectiva que permita que se la pueda someter al análisis .

Los números que se muestran a continuación, algunos de los cuales han sido publicados solo el 1 de septiembre de 2021 por el «Proyecto Costo de la Guerra», contribuirán a que se pueda contar la historia auténtica de la guerra en Afganistán.

Desde 2001 hasta 2021

El 18 de septiembre de 2001, la Cámara de Representantes de Estados Unidos y el Senado votaron 420 a 1 y 98 a 0, respectivamente, para dar a los Estados Unidos un mandato para ir a la guerra. No se trataba solo de Afganistán, sino de una campaña de duración ilimitada contra los supuestos «responsables de los recientes ataques a Estados Unidos». La representante del estado de California, Barbara Lee, fue la única que votó en contra de la guerra.

En otras palabras, el Congreso de los Estados Unidos solo necesitó 7 días después de que se produjeran los ataques del 11 de septiembre para debatir y aprobar la guerra.

Con 7.262 días desde el primer ataque a Afganistán hasta la última retirada de tropas, Afganistán ha sido la guerra más larga de Estados Unidos. Pero, en realidad, no lo es: los Estados Unidos no ha concluido oficialmente la Guerra de Corea. Y las operaciones estadounidenses en Vietnam, que comenzaron a mediados de la década de 1950 y continuaron después de la declaración de guerra de 1965 hasta 1975, también pueden rivalizar con Afganistán en términos de duración.

«Guerra contra el terror»

El presidente George W. Bush dijo a los miembros del Congreso el 20 de septiembre de 2001 que la guerra tendría lugar a lo largo y ancho de todo el mundo, tanto abierta como secretamente, y podría durar mucho tiempo.

Nuestra guerra contra el terrorismo comienza con Al Qaeda, pero no termina ahí. No se terminará hasta que todos los grupos terroristas con alcance global sean encontrados y derrotados. (…) Los estadounidenses deben prepararse no para una batalla, sino para una campaña prolongada como nunca antes hemos experimentado ”, dijo.

Unas semanas más tarde, Estados Unidos comenzó a bombardear Afganistán. Los talibanes se rindieron en Kandahar el 9 de diciembre de 2001. En marzo de 2002, Estados Unidos comenzó a combatirlos nuevamente con efectividad .

En abril de 2002, el presidente Bush se comprometió a ayudar a llevar la «verdadera paz» a Afganistán:

“La paz se logrará ayudando a Afganistán a desarrollar su propio gobierno estable. La paz se logrará ayudando a Afganistán a entrenar y desarrollar su propio ejército nacional. Y la paz se logrará mediante un sistema educativo que funcione para niños y niñas”.

La “Guerra contra el Terrorismo” global no se limitó a las operaciones en Irak y Afganistán. Estados Unidos tiene actualmente operaciones antiterroristas en 85 países.

El costo humano

La mayoría de los afganos de hoy aún no habían nacido cuando los estadounidenses invadieron. La edad media en Afganistán es de solo 18,4 años. Teniendo en cuenta la guerra contra la Unión Soviética de 1979 a 1989 y la guerra civil en la década de 1990, la mayoría de los afganos han vivido en una guerra casi permanente.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, en la actualidad existen 980.000 veteranos de guerra estadounidenses de la guerra Afganistán. De estos hombres y mujeres, 507.000 han servido tanto en Afganistán como en Irak .

A mediados de agosto de 2021, 20.722 soldados del ejército estadounidense habían resultado heridos en combates en Afganistán. Sin contar los 18 heridos en el ataque del IS-K fuera del aeropuerto de Kabul el 26 de agosto de 2021.

De los veteranos que perdieron un miembro en las guerras posteriores al 11 de septiembre, muchos perdieron más de uno. Según el Dr. Paul Pasquina, también «alrededor del 40 al 60 por ciento» de estos veteranos también sufrió lesiones cerebrales.

“Gracias a algunas de las lecciones que aprendimos de otras guerras y las innovaciones en el campo de batalla (…) pudimos tratar a los soldados que podrían haber muerto en conflictos anteriores”, dijo el médico de la Universidad de Servicios Uniformados de Ciencias de la Salud.

Gracias a los avances en la atención de traumas, más del 90 por ciento de todos los soldados en Afganistán e Irak que resultaron heridos en tierra sobrevivieron. Muchos de los heridos de gravedad sobrevivieron a heridas que podrían haberles ocasionado la muerte en el pasado.

«Libertad Duradera»

Un total de 2.455 militares estadounidenses murieron en la guerra de Afganistán. Esa cifra incluye los 13 soldados estadounidenses muertos por IS-K en el ataque al aeropuerto de Kabul el 26 de agosto de 2021.

Los soldados estadounidenses muertos en la «Operación Libertad Duradera» -el nombre oficial de la guerra global contra el terrorismo-, incluyen 130 militares que murieron en lugares distintos de Afganistán, incluida la Bahía de Guantánamo en Cuba, Djibouti, Eritrea, Etiopía, Jordania, Kenia, Kirguistán, Pakistán, Filipinas, Seychelles, Sudán, Tayikistán, Turquía, Uzbekistán y Yemen.

Estados Unidos ha pagado 100.000 dólares en daños a las familias de cada soldado estadounidense muerto en la guerra de Afganistán. En total, implicó un monto de 245,5 millones de dólares.

Más de 46.000 civiles han muerto en el conflicto de Afganistán. Esa cifra incluye muertes directas por bombas, balas, explosión y fuego. Miles más han resultado heridos, según la misión de socorro de las Naciones Unidas en Afganistán. Miles más resultaron heridos, según la misión de la ONU en Afganistán.

A finales de 2020, más de 2,2 millones de afganos desplazados vivían en Irán y Pakistán. Ha aumentado el número de afganos que han abandonado el país en las últimas semanas. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados informó a fines de agosto de 2021 que más de 558.000 personas han sido desplazadas internamente desde principios de año. Se trata de personas que huyeron de sus hogares para escapar de la violencia.

Según las Naciones Unidas, alrededor de un tercio de la población de Afganistán estará desnutrida en 2021. Aproximadamente la mitad de todos los niños menores de cinco años sufren desnutrición.

El número de víctimas también incluye a los cientos de civiles paquistaníes muertos en más de 400 ataques con aviones no tripulados estadounidenses desde 2004 . Esos ataques tuvieron lugar cuando Estados Unidos intentó matar a los líderes talibanes y de Al Qaeda que se habían refugiado allí después de la invasión estadounidense. Los civiles pakistaníes también han muerto por balas perdidas en enfrentamientos entre militantes y el ejército pakistaní.

Costo financiero

En cuanto al presupuesto federal, el Congreso ha asignado un poco más de $ 1 billón al Departamento de Defensa para la guerra en Afganistán. Pero en general, la guerra en Afganistán costó mucho más. Incluyendo el gasto del Departamento de Defensa, hasta ahora se han gastado más de $ 2300 mil millones. Estos incluyen aumentos en el presupuesto militar base del Pentágono como resultado de los combates, gastos del Departamento de Estado para reconstruir Afganistán, democratizar y entrenar a sus militares, intereses sobre préstamos tomados para pagar la guerra y contribuciones a la seguridad social.

Todos los gastos médicos y por discapacidad de los veteranos después del 11 de septiembre son de aproximadamente $ 465 mil millones hasta el año fiscal 2022, excluyendo los gastos médicos futuros de todos los veteranos. Según estimaciones de la Universidad de Harvard, estos agregarán alrededor de $ 2 billones a los costos totales de atención médica para los veteranos de las guerras en Irak y Afganistán de aquí a 2050.

La guerra en Afganistán, como muchas guerras anteriores emprendidas por los Estados Unidos, comenzó con estimaciones optimistas de una rápida victoria. La promesa de reconstruir el país al final de la guerra también fue también una promesa reiterada. A pesar de la advertencia de Bush de la posibilidad de una campaña prolongada, pocos pensaron que llegaría durar décadas. Pero 20 años después, Estados Unidos sigue pagando la factura.

Neta C. Crawford es profesora de Ciencias políticas en la Universidad de Boston, codirectora del proyecto «Costs of War» y autora de «Accountability for Killing: Moral Responsibility for Colateral Damage in America’s Post-9/11 Wars».

Fuentes:

https://canarias-semanal.org/art/31254/la-guerra-de-afganistan-contada-en-perdidas