Amantes del socialismo

Los coreanos tienen mucho apego al socialismo y la voluntad de dar la vida sin vacilación para defender este sistema en la que la sociedad ha liberado de las desigualdades.

Un político occidental comentó que el sistema capitalista acarrea la extremada desigualdad y que apenas 100 familias del mundo tienen una fortuna superior a la de 2.000 millones de habitantes.

Bessie Coleman, primera aviadora negra del mundo, expresaba que el cielo es el único lugar libre de prejuicios. Pues, cuando ella estudiaba en la escuela, era la más sobresaliente en la asignatura de matemática, pero fue discriminada por la única razón de ser negra, y al fin se encontró aliviada volando por el cielo, alejada de la tierra desagradable donde reinaba el racismo.

No obstante, en la República Popular Democrática de Corea no existe ninguna desigualdad. Todos los ciudadanos tienen iguales derechos sin distinción alguna de fortuna, rango, profesión y sexo, cosa no vista en el Occidente.

Todos los coreanos están acostumbrados a ayudar y guiar unos a otros, formando una gran familia con iguales derechos durante más de 70 años bajo el régimen socialista.

Su predilección al socialismo se debe a que ellos son dueños de la sociedad.

En la RPDC se pueden leer, dondequiera, las consignas de “¡Servir al pueblo!” y “¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares!”.

Esto no es de carácter simbólico. En realidad, el pueblo es dueño de la sociedad y todo le sirve.

Los trabajadores de distintos sectores, electos como diputados a la Asamblea Popular Suprema, adoptan las políticas en representación de sus decisiones y demandas. Los órganos del poder, hospitales, escuelas, así como los sanatorios, contribuyen al bienestar de los habitantes. El Estado atiende con responsabilidad a los ciudadanos y aplica invariablemente las medidas populares como la enseñanza obligatoria y la asistencia médica gratuitas.

Esto es la superioridad del socialismo que el capitalismo jamás puede imaginar o imitar.

El mundo no conoce a otro pueblo que ejerce los derechos como digno dueño de la sociedad y goza de una vida feliz como tal.

Naenara

Fuentes:

Amantes del socialismo