Manual para sabotear un país

CIA

En 1944, la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS por sus siglas en inglés), precursora de la CIA, distribuyó un panfleto secreto que pretendía ser un manual para los ciudadanos que vivían en las naciones del Eje pero estaban a favor de los Aliados.

El “Breve manual sobre sabotaje de campo”, que se desclasificó en 2008 y está disponible en la página web de la CIA, daba instrucciones sobre el modo en que el ciudadano de a pie podía ayudar a los Aliados a debilitar a sus países reduciendo la producción en las fábricas, oficinas y líneas de transporte.

“Algunas instrucciones resultan anticuadas; otras siguen siendo sorprendentemente relevantes”, dice la introducción actual de la página web de la CIA. “En conjunto nos recuerdan lo fácil que es debilitar la productividad y el orden”.

A continuación hemos seleccionado algunas de las instrucciones atemporales sobre el modo de ser un empleado atroz. Lo más gracioso es que, a pesar del lenguaje seco y la especificidad del contexto, todas las acciones recomendadas para hundir la productividad son también comportamientos comunes de las organizaciones contemporáneas en todas partes.

Comprobad si alguna de las recomendaciones –literales pero abreviadas– os recuerda a vuestro jefe, colegas o a vosotros mismos.

 Organizaciones y conferencias

  • Insiste en que todo se haga según los «canales». No permitir nunca atajos  para acelerar las decisiones.
  • Da «discursos». Habla tan frecuentemente como puedas y durante largo rato. Ilustra las «cuestiones» con largas anécdotas y relatos de tus experiencias personales.
  • Cuando sea posible, traslada todos los asuntos a comités para «su ulterior consideración y estudio». Trata de que el comité sea lo más numeroso posible —nunca menor de cinco personas.
  • Saca temas irrelevantes tan a menudo como puedas.
  • Discute sobre la formulación exacta de los comunicados, actas, resoluciones.
  • Haz referencia a asuntos ya resueltos en la última reunión y trata de reabrir la cuestión de la conveniencia de dicha decisión.
  • Aboga por la «precaución». Sé «razonable» e insta a tus compañeros a que sean «razonables» y eviten las prisas que puedan derivar en situaciones embarazosas o dificultades más adelante.

Jefes

  • A la hora de asignar las tareas, siempre lleva a cabo los trabajos menos importantes primero. Asegúrate de asignar los trabajos importantes a los trabajadores ineficientes.
  • Insiste en la perfección de los productos relativamente importantes; no apruebes aquellos que tengan el más mínimo fallo.
  • Para bajar la moral, y con ella la producción, sé amable con los trabajadores ineficientes; asciéndelos inmerecidamente.
  • Convoca reuniones cuando hay más trabajo pendiente.
  • Multiplica los trámites y autorizaciones, el pago de cheques, etcétera. Asegúrate de convencer de la necesidad de que tres personas aprueben todo lo que podría hacer una sola.

Empleados

  • Trabaja lentamente.
  • Invéntate todas las interrupciones que puedas durante tu trabajo.
  • Trabaja mal y échale la culpa a la calidad de las herramientas, la maquinaria o el equipamiento. Quéjate de que eso es lo que te impide hacer tu trabajo correctamente.
  • Nunca transmitas tus conocimientos y experiencia a un trabajador nuevo o menos capacitado.

Traducción: Paloma Farre.

Fuentes:

https://agendacomunistavalencia.blogspot.com/2020/02/manual-para-sabotear-un-pais.html