La manipulación de la población por los ‘expertos’ en instrumentalizar el miedo

MPR21

Desde el comienzo de la pandemia, el gobierno británico no sólo fue asesorado por un equipo de epidemiólogos sino también por otro de sicólogos, llamado SPI-B, especialistas en la manipulación del comportamiento humano.

El 22 de marzo del año pasado el SPI-B elaboró un documento que hasta ahora ha sido secreto. Estaba destinado para el Grupo de Asesoramiento Científico de Emergencias (Sage), creado al comienzo de la pandemia y se basaba en un viejo argumento: la manipulación del miedo.

“Un número considerable de personas todavía no se siente suficientemente amenazada personalmente; podría ser que estén tranquilos por la baja tasa de mortalidad en su grupo demográfico […] Es necesario aumentar el nivel de amenaza personal percibido entre los que son complacientes, utilizando mensajes emocionales contundentes”.

El mismo documento presentaba una elenco de 14 medidas para aumentar la sumisión, entre las que incluía “utilizar los medios de comunicación para aumentar la sensación de amenaza personal”, una táctica que consideraban muy eficaz, aunque los efectos indirectos “podrían ser negativos”.

Algunos participantes en Sage admiten ahora sentirse “avergonzados” por los consejos recibidos de los sicólogos. Un asistente habitual a las reuniones de Sage dijo: “El pueblo británico ha sido sometido a un experimento psicológico no evaluado sin que se le diga qué es lo que está ocurriendo”.

“Todo consiste en tratar de dirigir el comportamiento en la dirección que una élite ha decidido, en lugar de decidir si es lo correcto o lo ético”.

El miembro de Sage dice que los informes de SPI-B no eran cuestionados por los de Sage porque “el núcleo de miembros de Sage no está muy bien equipado para evaluarlo y no hay otros científicos sociales en el núcleo de Sage”.

“Cuando alguien de SPI-B dice que hay que aumentar el miedo y mantenerlo, no se cuestiona mucho al principio y la mayoría de los cuestionamientos proceden de fuentes externas, no de dentro”.

Boris Johnson, junto con los asesores científicos Chris Whitty y Patrick Vallance, han sido acusados de “instrumentalizar el miedo”, pero la estrategia sicológica del gobierno para manipular el comportamiento de una población desprevenida podría resultar contraproducente y causar daños a largo plazo.

Ya relatamos que lo mismo había ocurrido en Austria. En el caso británico, la manipulación masiva ha tenido un éxito innegable al lograr persuadir a una población atemorizada para permanecer encerrada en sus casas durante la mayor parte del año pasado.

La manipulación diaria de las estadísticas sobre muertes, hospitalizaciones y “casos” ha sido tan eficaz que el cumplimiento del confinamiento ha superado con creces las expectativas del gobierno.

El pasado mes de julio, una encuesta realizada por la consultora Kekst CNC reveló que casi la mitad de los encuestados, descontando los “no sabe”, pensaba que el coronavirus había matado al 1 por ciento de la población británica, lo que equivale a más de 600.000 personas, cuando la cifra real en ese momento era de 44.000. Casi un tercio de los encuestados pensaba que entre el 6 por ciento y el 10 por ciento, o más, de la población había muerto por el coronavirus, lo que supondría hasta 6,6 millones de fallecimientos.

Paul Dolan, catedrático de Ciencias del Comportamiento de la London School of Economics, dijo: “La idea de que hay que aumentar la amenaza personal de la gente de forma desproporcionada con respecto a la amenaza a la que se enfrenta es un problema. Sienta un precedente muy peligroso: la frase que se utiliza es ‘armamento del miedo’”.

“Una vez que se ha avivado el miedo, no se puede reducir. No es como abrir y cerrar un grifo: no se puede acabar con el miedo.

“Nos hemos centrado exclusivamente en las tasas de mortalidad y de casos, pero estoy bastante seguro de que el público entendería situar las muertes en el contexto de las medias de cinco años.

“Se ha perdido una gran oportunidad de comunicar el riesgo. En lugar de limitarse a decir que un centenar de personas han muerto hoy de Covid, el gobierno podría decir qué proporción de muertes representa, y si eso se traduce o no en un exceso de muertes.

Gary Sidley, psicólogo clínico y consultor jubilado de la sanidad pública, dijo: “Es como si hubiera una pequeña industria en torno a la gestión de la pandemia y excluyera las voces alternativas”.

“Hay una creciente preocupación dentro de mi campo sobre el uso del miedo y la vergüenza como motor del cambio de comportamiento”.

Sidley y otros 46 sicólogos han escrito a la Sociedad Británica de Psicología (BPS) planteando su “preocupación por las actividades de los psicólogos empleados por el gobierno […] en su misión de conseguir la conformidad masiva del público con las restricciones actuales del coronavirus”.

La carta añade: “Nuestra opinión es que el uso de estrategias psicológicas encubiertas -que operan por debajo del nivel de conciencia de la gente- para ‘empujar’ a los ciudadanos a conformarse con una política de salud pública polémica y sin precedentes plantea profundas cuestiones éticas”.

Un comité de la BPS debatirá el asunto en su próxima reunión del 21 de junio, casualmente el mismo día en que debe finalizar el confinamiento.

Laura Dodsworth, que ha pasado el último año investigando el miedo para un libro de próxima aparición titulado “Un estado de miedo: cómo el gobierno del Reino Unido armó el miedo durante la pandemia, dijo: “He entrevistado a personas que se han deshecho del miedo, a personas que han tenido que ser disuadidas del suicidio y a personas que han desarrollado agorafobia.

El problema del miedo es que nubla el pensamiento racional. Te vuelves más dependiente de los mensajes del gobierno, lo que te hace más temeroso, lo que te hace aún más dependiente de sus mensajes, creando un bucle de perdición. Hemos olvidado cómo analizar el riesgo”.

Los sicólogos acusan a los ministros de utilizar “tácticas sicológicas encubiertas” para manipular el comportamiento de la población y se empiezan a preguntar por el número de trabajadores que volverán a ocupar su puesto o a la normalidad y cuál será el impacto del confinamiento sobre el empleo y la salud física y mental.

También afirman que “los niveles exagerados de miedo son responsables de la ‘muerte colateral’ de muchos miles de personas con enfermedades no relacionadas con el Covid“ que están “demasiado asustadas para ir al hospital”.

Un informe de la Universidad de Nottingham del año pasado sugería que el miedo podría incluso traducirse en muertes adicionales, ya que una mala salud mental debilita el sistema inmunitario.

El informe decía: “Es bien sabido que cuando los estados de ánimo negativos persisten en el tiempo provocan la desregulación de los sistemas fisiológicos que intervienen en la regulación del sistema inmunitario. Por lo tanto, existe un potencial significativo para que el daño psicológico infligido por la pandemia se traduzca en daño físico. Esto podría incluir una mayor susceptibilidad al virus, peores resultados si se infecta, o incluso peores respuestas a las vacunas en el futuro”.

https://www.telegraph.co.uk/news/2021/04/02/state-fear-ministers-used-covert-tactics-keep-scared-public/

Más información:
— El gobierno austriaco infundió el pánico deliberadamente entre una población no suficientemente temerosa del coronavirus

Fuentes:

La manipulación de la población por los ‘expertos’ en instrumentalizar el miedo