Olga Benario

Olga Benario Prestes. Militante del Partido Comunista Alemana (KPD) desde 1923 a los 15 años de edad. Se destacó como luchadora internacionalista junto a Luís Carlos Prestes, quien se convertiría en su compañero en la vida y la lucha durante la Segunda Guerra Mundial.

Biografia

Infancia y juventud

Olga Benario, nació en el 12 de febrero de 1908, en Baviera. Hija del abogado judío Leo Benario y de Eugénie Gutmann Benario, ingresó a la Liga Juvenil Comunista de Alemania en 1923, en Münich, cuando tenía quince años.

Más tarde vivió en Berlín con Otto Braun, un militante comunista experimentado. Olga se destacó en las luchas callejeras contra las milicias nazis, hasta que ella y Braun fueron detenidos. Aunque ella fue liberada, Braun no, siendo acusado de «traición a la patria».

En el año 1928, encabezó el asalto a la prisión de Moabit para liberar a Braun, lograron escapar y juntos parten para la Unión Soviética.

Papel en el Ejercito Rojo

Olga se convierte en una oficial del Ejercito Rojo, en está etapa de su vida participa activamente ofreciendo mitines en los sindicatos por la unidad y la concientización en la lucha de los proletarios. Recibió entrenamiento militar y político impartido por la Escuela Lenin en Moscú. Fue un militante de gran peso en la Unión Soviética. En el año 1931 se separó de Braun , y estuvo casada por breve tiempo con el oficial ruso B. P. Nikitin.

Misión en Brasil

En el año 1934, la Internacional Comunista, en Leningrado, le encarga la misión de acompañar al líder Brasileño Luís Carlos Prestes; entran encubiertos a Brasil, para apoyar al Partido Comunista de Brasil en la preparación de la revolución. En los pasaportes presentan nombres falsos: Antonio Vilar Vilar y María Bergner. Olga hace papel de esposa pero su misión era proteger a Prestes. Se convirtió después en su compañera y tuvo con él una hija, Anita Leocádia Prestes. Detenida Olga en 1936 por la policía, estando embarazada, fue entregada por la dictadura de Getúlio Vargas al régimen nazi. El grupo encargado de preparar el movimiento armado estaba compuesto también de otras 20 personas de diversas nacionalidades, entre ellos belgas, alemanes, rusos y estadounidenses.

Prestes fue aclamado presidente de la Alianza de Liberación Nacional (ELN) y comenzó a organizar, de Río de Janeiro, la Conspiración Comunista, siempre con Olga al lado, trabajando por su seguridad, pero también manteniendo la red de contactos y apoyo logístico. Ya en noviembre de 1935, el movimiento fue suprimido, muchos militantes detenidos y finalmente la pareja se fue a la clandestinidad. En marzo de 1936, fueron detenidos en el suburbio carioca de Méier y para evitar que su marido fuera asesinado a quemarropa, Olga se interpone entre él y la policía.

Es apresada y el gobierno de Brasil recibe una orden de deportación en Alemania, aunque los abogados defensores argumentaron que la niña en el vientre de Olga era un ciudadano brasileño, no se podría dar a otro gobierno, la solicitud de extradición fue aceptada por el Tribunal Supremo. Llegó a Alemania y es llevada directamente a la prisión de la Gestapo, donde tuvo a su hija, Anita Leocadia. Con 14 meses de vida, Anita se quedó con su abuela, doña Leocadia, madre de Prestes. El padre sólo conoce a su hija después de ser liberado de prisión en 1945.

En 1938, trasladan a Olga al campo de concentración de Lichtenburg. En 1939, llegó a Ravensbrück, otro campo de concentración. En 1942, es trasladada al campo de exterminio de Bernbug.

Muerte

Muere en Alemania, el 23 de abril de 1942, en el campo de exterminio de Bernburg, donde fue sometida a la cámara de gas. En la última carta que Olga le escribió a Carlos Prestes y a su hija se despide de ellos, con la certeza de que le quedaba poco tiempo de vida:

» He luchado por lo justo, por lo bueno y por lo mejor del mundo… Quiero que me entiendan bien: prepararme para la muerte no significa que me rinda, sino saber hacerle frente cuando llegue.¨

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Olga fue venerada en Alemania como una madre que defiende los derechos de las personas y fue víctima del nazismo. Su nombre bautiza calles en seis ciudades alemanas. En Brasil, su nombre también da nombre a calles, plazas y escuelas. Olga Benário dejó un ejemplo de lucha, determinación y sacrificio.

Fuentes:

http://www.ecured.cu/index.php/Olga_Ben%C3%A1rio