Red Stay Behind

Red de espías dejados atrás por los nazis en la Europa del Este después del fin de la Segunda Guerra mundial manejados por la Organización Gehlen.

Desarrollo

La red stay-behind fue mencionada en 1976 en el informe de la comisión de investigación parlamentaria de EE.UU. sobre la CIA presidido por el senador Frank Church.1 Informaciones más precisas fueron dadas para conocimiento público en 1978 por el antiguo jefe del stay-behind y ex director de la CIA, Wiliam Colby, en su autobiografía.2

Numerosos detalles han sido publicados en 1982 por el coronel Alfred H. Paddok3, antiguo comandante del 4to. Grupo de Acción Psicológica.

En el mismo año 1982, el responsable de la Oficina de Investigaciones Especiales,4 John Loftus, reveló las condiciones de reclutamiento de los stay-behind entre los agentes nazis. El periodista e historiador Gianni Flamini describió sus acciones en Italia en su monumental obra5 (1981 a 1984). Finalmente, la redefinición de las acciones del stay-behind fue oficialmente analizado durante un coloquio organizado en 1988 por el United States National Strategy Información Center (Centro Nacional de Información Estratégica de los EE.UU.)6. A pesar de la abundante bibliografía y documentación de este movimiento, el conjunto de dicha información está cortada y da una imagen tergiversada del sistema. Documentos del Departamento de Estado de EE.UU. desclasificados posteriormente y publicados han completado la información respectiva, dando a conocer que un dispositivo global de injerencia en la vida democrática de los países aliados. Esta red de espionaje fue mucho más amplia de lo que se pensaba, incluso los stay-behind no fueron los únicos en participar.

Se reconoce su existencia

La existencia del stay-behind fue oficialmente reconocida en Alemania,7 Austria (red Schwert)7 , en Bélgica, en Dinamarca, en España, 7 en Francia (Rosa de los vientos),7 en Grecia (Vellón rojo),7 en Italia (Gladio)7 , en Luxemburgo, en Noruega, en Holanda, en Portugal,7 en el Reino Unido,7 en Suecia, en Suiza y en Turquía. Ninguna investigación fue llevada a cabo dentro de las instituciones de la Unión Europea, a pesar de la gran cantidad de información y de los numeroso índices que dejan pensar que un stay-behind controla los engranajes esenciales de la unión pan-europea.7

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Red_Stay_Behind