La Europa del Bienestar: los inmigrantes

Europa legisla de forma antinatura en contra de la inmigración “ilegal”, las intenciones de la Unión Europea de expulsar a 8 millones de inmigrantes resulta patética. Internamientos de hasta 18 meses hasta la repatriación, los Guantánamos europeos. Es decir, la Administración retiene, encarcela, para ser claros, a seres humanos cuyo único delito es traspasar una frontera.

El gran enemigo de la inmigración, digámoslo bien fuerte, y esa debe ser la vergüenza de su contradicción moral inerradicable, es el Estado Social, el Estado Providencia, el Estado de Bienestar… bueno, el Estado mismo.

Si yo decido mudarme mañana a Marbella, tengo dos opciones. O me voy sin nada y duermo en la calle, espacio público, bien comunal, sometiéndome a ordenanzas y decisiones “discrecionales” de la autoridad, o busco previamente un trabajo, o llevo unos ahorros, alquilo una habitación e intento hacer una nueva vida respetando los derechos de propiedad. El primer problema al que se enfrentan los Estados es que en su solar existen zonas donde acampar, donde establecerse al margen del orden social. Pero este no es el problema real, en estas circunstancias se ven unos cuantos “nómadas” o “desarrapados”. La mayoría de los inmigrantes consiguen una fuente de ingresos.

El Estado impone, para controlar los flujos migratorios, el requisito del permiso de trabajo y el permiso de residencia. Lo del trabajo es cosa de política laboral, de intervención en el mercado, de privilegio de algunos a costa del resto. Esta es la Europa del capital.

Los Estados de Bienestar pretenden blindarse, controlar los flujos. En España se necesitaba una mano de obra que millones de parados “patrios” rechazaban, dada la precariedad y los bajos salarios. El paro bajó, aunque nunca por debajo del 8-9%. El pleno empleo se calcula en el 3-4% de desempleo friccional, no institucional. Es decir, en España se ha necesitado mano de obra barata y sin derechos, incluso cualificada en muchos sectores, por la complicidad del sistema “autóctono”, profundamente explotador e ineficiente, para satisfacer las necesidades del patrón.

Han venido 5 millones de extranjeros a trabajar. Pero de ellos muchos, seguramente más de la mitad, han venido a vivir!. A vivir con sus familias, a vivir del Estado de Bienestar que sus padres o hijos pagan con sus cotizaciones e impuestos, cumpliendo con lo que exige el sistema de explotación y recibiendo menos y peor.

Si Europa se revuelve en contra de la inmigración se debe básicamente por un cambio de actitud, es el triunfo del endurecimiento de las leyes anti-inmigratorias y de las teorías de los “autóctonos”, ha cerrar fronteras!

Los medios de manipulación masiva únicamente han sacado la noticia con la impronta que les caracteriza, tergiversar y camuflada en falsedades. Su tratamiento es nefasto, inhumano, torpón, iluso, sin teoría, sin nada…; pura mediocridad informativa. Ha surgido una campaña, de “izquierdas”, de “izquierdas” rancias y cutres, igualmente analfabetas, cruelmente canallescas con esta gran injusticia. Esos que vienen son personas, carne de trabajo para el sistema, sin ser libres y dignamente tratados.

El internamiento es propio del totalitarismo filofascista, un fenómeno que vivimos en esta Europa moribunda y furibunda. “Nada de negros”, ” nada de sudacas”, ” nada de árabes”, ”nada de rumanos, búlgaros y polacos”, ”fuera los gitanos”, ”si ya hay muchos”, “quitan el trabajo a los españoles”, “que se largen”, etc. Eso piensan una gran mayoría de demócratas, de trabajadores. Una gran campaña de pura inmundicia retrograda, anti-inmigratoria y racista.

Todos a una tratando de blindar esta gran Europa, Mama Europa!

Este continente se esta autoinmolando y supone un grave e irrevocable retroceso en la historia de la humanidad, caracterizada por el mestizaje. Qué pena que la apariencia de decencia se quede en manos de los demócratas. Normal que sean ellos los que ganen las batallas, aunque lo hagan a base de mentiras y sofismas.

KIKE CAST

Leave a Reply