Archivo de Enero, 2007


El 1000avo visitante

Miércoles, Enero 31st, 2007

Salud Compañeros,

Este mes de febrero superaremos con seguridad la 1000_ava visita a nuestra web.  Buen momento para agradecer todas las aportaciones desinteresadas y el trabajo que mantiene abierta esta página. Tanto el servidor como las personas varias que la dieron forma y nosotros, humildes almas, o no, que la engordamos. Con suerte de mil quizá lleguemos a diez_mil y sin ella pues ná.

SALUD Y ENHORABUENA, un servidor

II Festival de Cultura Libre del Rollo

Miércoles, Enero 31st, 2007

Las siguientes fechas ya aprobadas en la asamblea del Ateneo Libertario “Argumentando” son:

21 de marzo: presentación del Argumento nº13, el número de Primavera (las conciencias altera!).

4 de mayo: el susodicho festival. Se celebrará como el año pasado en el Centro Cultural Miraltormes (salón de actos para 250 personas sentadas, un muy buen sitio). Como ya sabreis algunos el año pasado tuvimos teatro, monólogos, poesía, y las actuaciónes de Trucupapa y los hijos de la Armuña, y dos cantautores. Fue todo un éxito a pesar de haber sido en malas fechas (2 de julio), y tuvo buena repercusión mediática. Intentaremos pulír ciertos fallos como el constante entrar y salir de la gente durante las actuaciones, o la falta de un programa con las horas exactas de cada actuación.

   Aún no sabemos si organizaremos un concierto aparte y en otro sitio diferente del Miraltormes, o si incluiremos todos los grupos en ese mismo día y lugar.

   Ya sabes, si quieres participar ve entrando en contacto con la asamblea del Ateneo para que no nos se eche el tiempo encima.

Salud!

EDUCACION - REPRESION

Domingo, Enero 21st, 2007

Cualquiera sabe que la mejor manera para dominar a un pueblo es educarles en los valores que los dirigentes desean. No es de extrañar, por tanto, que un sistema violento y asesino como el nuestro trate de perpetuarse en sus cachorros y que los educadores se conviertan en los fieles “voceros” del amo.

   La escuela no enseña solo a ser violento sino que ella misma es violenta en sus principios. Es violenta y genera violencia cuando excluye al que no puede o al que no sabe: el médico que cura solo al sano y olvida al enfermo eso es un colegio. Al alumno que es capaz de responder a las expectativas, se le premia, al que no es capaz se le castiga. Al alumno que tiene todos los medios para llegar a los objetivos ( libros en casa, cultura, incentivos…) se le premia para que no abandone; al que no ( el que tiene que colaborar económicamente, el que no tiene acceso a la cultura, el que estudiar es un castigo…) se le castiga y se le abandona. Y sin embargo, el maestro se puede permitir el lujo de que eso pase sin que reciba ninguna crítica ( él no es castigado). No me imagino a un mecánico cobrando lo mismo por un coche que ha arreglado que por uno que no ha podido. Me imagino la cara de estupor del cliente ante el mecánico que, lavándose las manos contesta: son 120 pero la avería sigue ahí. El maestro cobra igual por un suspenso que por un aprobado ( incluso tiene más prestigio el que suspende que el que no).

educacion.gif

   La escuela es violenta y genera violencia cuando impone un sistema de premios y castigos tan arbitrarios: un niño que quiera prosperar en la escuela tendrá que aprender a hacer frases que nunca va a utilizar, a superar exámenes que no sirven para su vida, a resolver problemas que nunca se podrán plantear en un mundo como el nuestro. Mientras, si en alguna ocasión se plantea poner en duda la autoridad de un maestro, la validez de un método o la veracidad de una teoría (hay libros que definen la pobreza en el mundo como un problema de superpoblación, o de origen científico) será duramente reprimido. El premiado, el que se acomoda, el castigado el que lucha y resiste: el que se pregunta, el que se mueve, el que cuestiona… ese es el impertinente y es violentamente reprimido.

   La escuela es violenta cuan nos opone: todo se hace en oposición y no en cooperación. Poniendo un número cerrado de alumnos que pueden entrar en la universidad, poniendo un número cerrado de becas, de matrículas de honor… consigues que los alumnos no crean conveniente ayudarse porque el otro es mi enemigo: si él triunfa, a mi me quita posibilidades. La propia estructura de los centros es de mera oposición: de mi compañero solo veo el cogote y de mi profesor (un gran ojo vigilante) veo todo. Las competiciones entre cursos, clases y ningún espacio reservado para el encuentro o la asamblea, para el debate, para la autogestión (no es una mera participación descafeinada y desilusionante). El timbre que marca la entrada a la fábrica, la producción en cadena que nos va dando las piezas necesarias y el timbre a la salida. La fábrica de carnaza.

   La escuela es la mejor herramienta de este sistema. Los maestros cumplimos a rajatabla el programa planteado y los alumnos superan con creces las previsiones: chicos violentos, desesperanzados y con ganas de perpetuar un sistema que les ha hecho así. Los programas de estudios, las reformas educativas, las directrices europeas… todas ellas has sido consensuadas en las mesas de los empresarios: ¿Cómo van a querer ellos, los asesinos, que aprendamos a pensar? ¿Cómo van a permitir que nos guste colaborar y que queramos autogestionar nuestra educación? ¿Cómo van a permitir que enseñemos solidaridad? La educación se presenta como una profesión poco valorada que son los profesionales los que se han prostituido para gustar al patrón. Son ellos los primeros que desean mantener un estatus superior con respecto a sus alumnos; son ellos los que no han querido preocuparse de hacer pensar: no vaya a se que los alumnos se den cuenta de que son más y más fuertes.
 

Álvaro Muñoz
Profesor de filosofía y letras.

(Extraído del CD de SIN DIOS “Recortes de libertad” y “solidaridad”)