Archivo de la categoría 'TEMÁTICA : Activismo social'


VECINOS TRAS EL MURO DE LA VERGUENZA

Lunes, Mayo 3rd, 2010

OTRA NUEVA “LANZAROTADA”

Se ha constituido una asociación de afectados por las obras del edificio que se está construyendo en lo que fue jardín del Hospital de la Stma. Trinidad, denominada VECINOS TRAS EL MURO. El edificio que está construyendo la promotora PALCO-3 S.L afecta gravemente a los vecinos que viven alrededor del edificio. El propio Ayuntamiento ha reconocido que el edificio no ha respetado la altura MAXIMA permitida (que ya es de por sí muy superior a la de los edificios de su entorno), pero lo está consintiendo y no hace nada al respecto, a pesar de las numerosas denuncias que los vecinos llevan realizadas al Ayuntamiento y Policía municipal. Además, este edificio ha provocado multitud de graves daños a los vecinos, tanto por ilegalidades de la propia construcción, como por daños en las viviendas particulares y lo que es más grave, daños a la salud y ambientales.
En el año 2005 Román de Pablos, representante de PALCO-3, solicita la Licencia de Obras para realizar apartamentos en el terreno comprado por la empresa, y dos años más tarde solicita la ampliación del garaje, pasando de 3 a 4 plantas, todas ellas subterráneas. El Ayuntamiento, de nuevo acepta todas las peticiones del empresario, es más, le dice que puede realizar las plantas que desee.
Debemos aclarar que “casualmente” Román de Pablos es propietario de un hotel de lujo, “Alameda Palace”, que se encuentra en el centro de la ciudad y donde se celebran habitualmente las victorias electorales y diferentes actos de campaña del PP y también se han llevado a cabo actos del partido neonazi Democracia Nacional.


El muro metálico ha cerrado los patios interiores. Las consecuencias: Reflejos dañinos, grietas, humedades y hongos insalubres, fin de la luz natural, aire estancado y temperaturas de hasta 45º, 50 motores de salidas de aire ilegales y muy ruidosos, . . .

ADEMÁS: ha habido un grave accidente de intoxicación de todos los patios interiores de la calle Alarcón, de 10 edificios, con muy peligrosos niveles de monóxido de carbono, en que los bomberos tuvieron que desalojar las viviendas durante casi tres horas hasta conseguir evacuar los gases hasta unos niveles aceptables. Además, las tuberías de gases inflamables recorren los angostos patios hasta la primera planta y las salidas de gases tóxicos de combustión de cocinas y calderas evacuan en los patios.

REINOSA 1987: CANTABRIA OBRERA EN LUCHA

Martes, Abril 27th, 2010

Han pasado ya 23 años. 23 de una lucha, 23 años de un asesinato. El olvido es la tierra fértil en la que siembran los poderosos. Sin embargo muchos han olvidado las manifestaciones, las palizas, las mentiras, el falso socialismo y la muerte acontecidos en aquella Cantabria del 87. Aprovechando el aniversario de los hechos, hablaré de aquel noble pueblo cántabro que fue golpeado por el poder, pero que jamás se rindió ante él. El nombre de aquel pueblo, Reinosa, es y será un símbolo de la lucha de un pueblo en defensa de su dignidad y su trabajo. Esta es la historia de su lucha

7 Y 8 de marzo de 1987: Forjas y Aceros de Reinosa anuncia un expediente de regulación de empleo que dejara en la calle a 463 trabajadores, habiendo dejado sin empleo a casi 2000 trabajadores en los dos años previos. A ello hay que sumar que cada despido de Forjas acarreaba otros tres parados más en la comarca. En medio de las negociaciones del expediente de regulación, Enrique Antolín, presidente de Forjas y Aceros abandona el cargo para ocupar la Consejería de Obras Publicas del Gobierno Vasco. En esos años el PNV gobierna en colación con el PSOE en Euskadi. La noticia desconocida hasta entonces provoca la indignación en Reinosa.
11 de marzo de 1987: Los trabajadores deciden en asamblea retener a Antolín hasta el día siguiente (día de su nombramiento en Auria) para forzar una negociación. Horas después comienzan a llegar las primeras unidades de intervención de la Guardia Civil. Las conversaciones, ya de madrugada, entre los directivos retenidos, trabajadores, y Delegado del Gobierno no prosperan. La tensión va en aumento.
12 de marzo de 1987: Esa mañana, más de 300 guardias armados con hachas y porras, entran pegando tiros a la fábrica, dispuestos a “rescatar” a Antolín. En el interior se suceden palizas y carreras, se disparan botes de humo y pelotas de goma. Algunos trabajadores se hacen fuertes en los talleres y se defienden con lo que allí encuentran. Paralelamente en el parque Cupido (el principal parque de la ciudad) se producen enfrentamientos entre los estudiantes y efectivos de la guardia civil. El pueblo se siente atacado e invadido, el clima es de auténtica guerra, cerca de 10.000 personas se enfrentan a tres centenares de guardias civiles, la superioridad numérica de los vecinos obliga a los guardias civiles a rendirse, no sin que antes se llegase a hacer uso de fuego real por parte de algunos guardias. Las fuerzas del orden son desarmadas y conducidas a los autobuses de la guardia civil, e invitadas a marcharse del pueblo.
13 de marzo de 1987: Enrique Antolín jura con normalidad su cargo en Vitoria. Toda la prensa nacional, y regional se hace eco de lo ocurrido en Reinosa. Todos los periódicos nacionales (especialmente el diario felipista “El País”) arremeten contra los obreros y apoyan la labor del gobierno. El ABC llega a hablar de “ofensa al honor de la guardia civil y su prestigio” y “El Pais” no duda a la hora de calificar las protestas como “prácticas laborales lindantes con el sindicalismo mafioso o el más trasnochado libertarismo”(sic). Por otra parte, Así DIARIO 16 publica: “Ni es democrático que se permita a la masa desenfrenada desmadrarse sin control alguno, ni se defiende la democracia actuando con tibiezas en el mantenimiento de la ley”.

NI UNA PALABRA DE DEFENSA A LOS OBREROS
Ni por un momento se cuestiona la política antiobrera del gobierno falsamente autoproclamado socialista, ni su estrategia de destrucción de puestos de empleo que amenazaba con dejar a ciudades enteras como Reinosa en la miseria. Todos los medios cierran filas en torno al poder.
La manipulación de la prensa sitúa a Reinosa ante la opinión pública como un grupo de energúmenos incivilizados. La ejecutiva federal del PSOE habla de “acción salvaje” y “comportamiento indigno de los trabajadores”. Miembros socialistas del Ministerio de Interior de entonces, condenados y sentenciados por todo tipo de delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos hablan arremeten contra los obreros. De hecho, Luis Roldán (entonces director de la Guardia civil en 1987) hablaba de “actuación ejemplar” de sus subordinados y José Barrionuevo (Ministro de Interior) tildaba de “violentos y vergüenza de la clase trabajadora” a los reinosanos.
15 de marzo de 1987: siguen ingresados en Valdecilla varios heridos en la refriega, de los cuales los más graves son trabajadores. El diario cántabro “Alerta” anuncia que las armas incautadas a los guardias civiles siguen sin aparecer. Otro artículo de ese mismo día muestra la crudeza y la gravedad de los hechos: “un viejuco lloraba en un banco viendo como sus dos hijos se pegaban; uno era trabajador de Forjas y otro guardia civil”
En los sucesivos días de marzo de 1987: El pueblo reinosano al completo sigue con las movilizaciones, exigiendo que se haga justicia por lo ocurrido el 11 de marzo y defendiendo sus empleos. Se suceden los cortes con barricadas en la línea férrea del Talgo, y en la carretera nacional y los trabajadores organizan charlas informativas en ciudades por todo el país para explicar la verdad de los hechos. Se convocan concentraciones y manifestaciones multitudinarias no autorizadas por toda Cantabria y una huelga general en toda la comarca de Campoo. La guardia civil sigue manteniendo sitiado el pueblo, decenas de tanquetas y carros paramilitares se pasean por la ciudad. Cada día se producen duros enfrentamientos, y detenciones masivas, pero aún así, el pueblo resiste. En los periódicos felipistas hablan del “síndrome Reinosa”, incluso se relaciona a los trabajadores con ETA.
16 de Abril de 1987:Un mes después del comienzo del conflicto laboral el pueblo continúa sitiado por la guardia civil y los obreros siguen en píe. Sin embargo, ese día no iba a ser como los demás. Esa tarde estaba convocada una concentración (ilegal, como todas sus predecesoras) en el parque Cupido. Todo el mundo sabía que la guardia civil actuaría, pero nunca pensaron que lo harían con tal violencia. En un momento dado, los guardias civiles cargaron brutalmente contra todas las personas que allí se encontraban. Más de doscientos guardias civiles fuertemente armados, rabiosos y sedientos de venganza persiguen, golpean y machacan a los ciudadanos que corren a refugiarse donde pueden. Los guardias civiles derriban puertas y practican allanamientos ilegales por doquier, rompen cristales y arrojan botes de humo en sitios cerrados para hacer salir a los vecinos, quienes una vez en la calle, son golpeados brutalmente en el suelo e introducidos en las tanquetas.
Dos helicópteros policiales sobrevuelan la ciudad. Los disparos de pelotas de goma son indiscriminados y realizados a una distancia mínima no permitida por la ley. Una pancarta que reza “Ramiro te vengaremos” (guardia herido en una jornada anterior) ondea en una de las muchas tanquetas que han tomado la ciudad. Julia, voluntaria de la cruz roja con su distintivo bien a la vista, es disparada en medio de las risas de los uniformados de verde. La funeraria del pueblo es asaltada e incendiada. Con los ataúdes ardiendo de fondo, la violencia policial acabaría en tragedia; de los 85 heridos graves producto de las palizas, balas de plástico, pelotas de goma, y los botes de humo, habría un trabajador que no resistiría. Gonzalo Ruiz García, vecino de Matamorosa y trabajador de Forjas, se refugió en un garaje durante la carga de los policías. Poco después, no menos de seis botes de humo son arrojados al interior del angosto local, provocando la intoxicación de todos los que están dentro, el peor parado resulta Gonzalo Ruiz, quien es ingresado en estado grave en el Hospital Marqués de Valdecilla, donde fallece tras varias semanas de agonía.

Tras el asesinato: La prensa nacional vuelve a hacer responsable a los trabajadores de la situación. Ni una palabra de repulsa por la muerte de Gonzalo. Los vecinos impotentes no ven la manera de ser escuchados y de abrir paso a la verdad entre tantas mentiras oficiales. La asamblea de ciudadanos edita un vídeo con imágenes de lo sucedido no emitidas en TV.

La autopsia de Gonzalo Ruiz muestra que la muerte se produjo como resultado de la inhalación de los gases tóxicos de los botes de humo. El gobierno alega que la muerte del obrero pudo deberse a una enfermedad latente del trabajador. Los médicos de Valdecilla lo desmienten. El proceso judicial no prospera, el caso se archiva. Ni una sola dimisión en el gobierno, ni un solo procesado, ni un solo condenado. Los expedientes de regulación de empleo continúan adelante parcialmente. Comienza el olvido oficial, comienza el silencio.

Cántabra

Crónica fotográfica de la manifestación de Madrid

Domingo, Septiembre 13th, 2009

Manifestación “Carlos, ni olvido ni perdón”

Manifestación estatal en Madrid, previa al juicio contra el asesino de Carlos Palomino, se celebró el sábado 12 de septiembre de 2009 a las a las 6 de la tarde en la Plaza Elíptica. Convocados por familiares, amigos y compañeros de Carlos Palomino, acudieron a la capital miles de personas.

Pincha aqui para ver las fotos