Archivo de la categoría 'SECCIÓN : Opinión'


FEMINISMO (I PARTE)

Lunes, Octubre 26th, 2009

¿Que es el feminismo? ¿Cuando surgió? ¿Existen diferentes grupos de feministas? ¿Que es el anarco feminismo? ¿En que se diferencia del feminismo? Son muchas las preguntas que en un momento dado me he planteado. No sabía que hay un montón de movimientos feministas. A si que me que me puse manos a la obra y empecé a buscar. Lo primero era saber que es el feminismo:

“El feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII - aunque sin adoptar todavía esta denominación- y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera.” Me quedó claro, pero yo me fui un poco más allá y pensé: vamos a buscarlo en un diccionario; y me encontré con estas definiciones:

En el Diccionario Ilustrado de la Lengua «Doctrina social que concede a la mujer igual capacidad y los mismos derechos que a los hombres.» No se, no se, voy a buscar en otro:

El Diccionario Larouse: «Feminismo: Tendencia a mejorar la posición de la mujer en la sociedad».

Empecé a dudar así que busqué otra definición:

Feminismo es, según el Diccionario de María Moliner, una doctrina que considera justa la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. También, el movimiento encaminado a conseguir dicha igualdad.

Bueno ahora que ya sé que es el feminismo empezaré a buscar las diferencias entre los distintos movimientos feministas. En este número os presento que es el anarco feminismo (lo he extraído de www.alasbarricadas.org), en el siguiente Argumento nº 25 continuaré con otros tipos de feminismos que son muchos (feminismo burgués, sufragista, homosexual,…)

“Anarcofeminismo

El movimiento anarquista tiene como objetivo primordial la consecución de un espacio de relaciones entre iguales, la destrucción del poder ilegítimo, la subordinación y la opresión en todas sus formas y la consecución de una sociedad sin clases donde la solidaridad, la igualdad, la libertad, el apoyo mutuo y, por tanto, la felicidad sean las características propias de la futura sociedad libertaria. La consecución de la an-arquía.

En este sentido y concretamente en la búsqueda de una sociedad no jerárquica y sin relaciones de poder (opresor/a – oprimido/a) es donde tiene su razón de ser un movimiento feminista de mujeres anarquistas: el anarcofeminismo.

El anarcofeminismo se arroga a luchar contra la subordinación y opresiones de las mujeres en todos los ámbitos de la vida (económicas, sociales, familiares) y promueve la búsqueda de espacios de relaciones no jerárquica, tanto entre sexos como entre individuos.

El horizonte es la equidad social entre sexos, el enemigo el Patriarcado -en cuanto opresión, poder y control social estructurales- en el cual las mujeres son las principales afectadas; el enemigo es la sociedad jerárquica y autoritaria, por ende.
Los patrones que definen y conforman la(s) figura(s) de autoridad se fundamentan y perpetúan en el contexto de la sociedad patriarcal; en la que el poder, la autoridad, la dominación, la agresividad, la competición, etc., son rasgos asociados a lo masculino y altamente valorados en sociedades autoritarias. Lo
femenino, vinculado a valores no autoritarios –cooperación, empatía, sensibilidad, etc.-, es devaluado.

La esfera de lo público (la cultura en último término) ha sido reservada al hombre; la esfera de lo privado (la familia, el cuidado de la progenie, lo asociado a la naturaleza por tanto) a la mujer. El papel adjudicado a las mujeres, tradicionalmente, ha propiciado que el ser protagonistas, tomar la palabra, decir lo que se piensa y tener seguridad en una misma sea difícil de conseguir en un sentido pleno.

Romper con los paradigmas femenino y masculino, conseguir un marco de convivencia equivalente en que ser hombre o ser mujer no importe a efectos prácticos, pasa por conseguir la desestatificación de la sociedad, sin géneros y sin clases, las dos construcciones sociales por antonomasia.

La emancipación de las clases oprimidas, la destrucción de la sociedad de clases ha de venir de la mano de la emancipación del género oprimido y de la destrucción de los géneros en cuanto categoría social.
Pero, se preguntaran algunos/as,
¿por qué crear una organización exclusiva de mujeres dentro del movimiento anarquista?

La opresión específica sufrida por las mujeres, tanto dentro del movimiento como fuera de él, debido a los vicios arraigados en las relaciones sociales por milenios de Patriarcado, hace que un movimiento específico de emancipación femenina sea necesario. La emancipación de las mujeres ha de ser obra de las mujeres mismas o no será. El principio de la acción directa y la autogestión priman en las luchas anarquistas y han de ser la premisa en que se sustente la Revolución Social que tanto ansiamos: estos dos pilares del anarquismo son, en el caso del anarcofeminismo, los que reafirman la idoneidad de un movimiento de emancipación exclusivo de mujeres por ser éstas las afectadas primeras de la opresión y subordinación por cuestiones de sexo. Y es importante esta lucha porque, sin la desaparición de todos los tipos de opresión existentes (económicos, sociales, clasistas, sexistas…) la futura revolución o no llegará o de hacerlo lo hará lastrada, con vicios autoritarios en sí.

¿Qué papel jugarían en este sentido los hombres? Para ellos quedaría la concienciación y revisión de sus propias actuaciones, además del necesario análisis sobre cómo el patriarcado afecta y condiciona sus actitudes (cuestionamiento del tradicional “yo-masculino”). El poder corrompe y hace que uno se acomode a según que privilegios, y muchos hombres se encuentran con la dificultad de identificar la explotación específica de la mujer como tal: como explotación negativa que ha de ser eliminada. El camino ha de andarse juntos, pero sin la actuación protagonista de las mujeres en este terreno será difícil acabar con una explotación que se lleva ejerciendo desde la noche de los tiempos y que se ha normalizado de tal manera que, o se señala, se evidencia y se acaba con ella, o se perpetuará como ha venido ocurriendo.
El patriarcado ha sido identificado como un arquetipo de sociedad: autoritaria, jerárquica, competitiva… Es la representación estructural de la sociedad autoritaria por antonomasia. Y la sufrimos todos/as, hombres y mujeres. Empero, la principal victimizada históricamente ha sido la mujer, junto con niños y ancianos. Los movimientos feministas, en algunos casos, se han dado
cuenta de que –sin haberlo acordado- han llegado a formas de organización no jerárquicas, sin relaciones de autoridad, en donde la individualidad de cada cual es respetada al máximo así como sus opiniones y acciones. El nexo entre anarquismo y feminismo está ahí y ha sido puesto de relieve en muchas ocasiones.

Por ello, la conformación de personalidades autónomas es el antídoto para esta sociedad jerárquica y autoritaria. La potenciación de está característica –la autonomía- que subvierte los roles de aceptación de la sumisión, de la explotación y de la subordinación e inocula el germen de la rebelión en la sociedad establecida, es inherente a los movimientos genuinamente emancipadores, por tanto es consustancial al anarcofeminismo.

El “feminismo clásico” (y derivados) no es revolucionario: era sufragista en un primer momento, y reformista y legalista en la actualidad. El anarcofeminismo sí es revolucionario: es la extensión de la lucha por la emancipación llevada a cabo por los anarquistas, aplicada al ámbito de las relaciones humanas mediatizadas por la sexualidad. No consiste en sustituir un poder por otro poder (encumbrar generalas donde había generales, ejecutivas donde encontrábamos ejecutivos, presidentas donde presidentes…), se trata de colectivizar el poder. Se engloba por tanto en el ideario libertario: una sociedad de hombres y mujeres libres conviviendo y tomando decisiones en condiciones de igualdad.

Las cuotas de poder, las reformas legales, la paridad en cargos públicos, etc., no importan al movimiento anarquista de mujeres, como es obvio. Tendrá su repercusión en sus vidas, no lo ponemos en duda. Pero eso es cosa del feminismo oficial.

El anarcofeminismo desempeña su acción en lo cotidiano, y de ahí al infinito y más allá. Cambiando mentalidades, combatiendo convencionalismos, luchando por la equivalencia entre sexos. Cambiando leyes poco se va a conseguir: cambiando mentes y actitudes, las leyes serán innecesarias. Cambiemos el sistema en sí y las mentes que lo sustentan.
Representantes del anarcofeminismo son: Nelly Roussell, Emma Goldman, Peggy Kornegger.
En España: Teresa Mañé, Federica Montseny, Teresa Claramunt, Sara Berenguer y aquellas que participaron en la realización de la revista Mujeres Libres (Lucía Sánchez Saornil y su hermana Concha, Amparo Poch, Mercedes Comaposada, Lola Iturbe, Trini Urién, Mª Luisa Cobos, Josefa Tena y más, más, más…) aún sin declararse estrictamente anarcofeministas.

La verdad es que es muy difícil luchar contra todo lo que te han enseñado (aun sabiendo que no te gusta) Es muy difícil tratar de educar a unos padres, hermanos, tíos, tías etc. Por que aun a día de hoy sigue existiendo el machismo, la discriminación, el insulto y no solo de hombres, si no de las propias mujeres. Cuantas veces he escuchado criticar unas madres a otras solo por el hecho de trabajar, “que si los niños están abandonados” “que mala madre”, “que mejor se quedara en casa”… No solo nos tenemos que enfrentar a machismo, sexismo de los hombres si no muchas veces al de nuestro mismo sexo. Es difícil no solo cambiar las cosas, si no solo intentarlo, pero desde aquí lanzo una llamada para que toda mujer pueda expresarse y vivir libremente.

SURYA

Salamanca la Negra

Viernes, Abril 17th, 2009

La cifra de asociaciones se duplica en los últimos 12 años en la capital

Además de la riqueza de su patrimonio cultural, Salamanca también posee otras peculiaridades, como la ingente cifra de asociaciones que se han ido creando a lo largo de los años. De tal manera que en doce años, el número de colectivos inscritos en el Registro Municipal casi se ha duplicado, pasando de 340 en 1996 a 620, el pasado año.

Culturales, juveniles, de autoayuda, deportivas, de mayores, de vecinos, mujeres, ecologistas, federaciones, A.P.A.S. y de consumidores. Hay asociaciones de cualquier tipo y para cualquier colectivo. Al respecto, las de ámbito cultural son las que engrosan un mayor número de asociaciones: 212, seguidas de las juveniles (115).

También en el ámbito mas autónomo o mas radical (entendiendo por radical, buscar la raíz del problema) el crecimiento es similar, habiéndose doblado en pocos años los grupos y las actividades. Un activo movimiento okupa, una cooperativa agroecológica, anarco sindicalismo, grupos juveniles y de afinidad, asamblea de mujeres, distribuidoras, Ateneo Libertario, reaparición del movimiento antimilitarista, de fancines y revistas,…un crecimiento moderado pero constante en estos últimos años que se nota en la calle.

Esto rompe el mito de que Salamanca es una ciudad conservadora. El pueblo salmantino está muy vivo, tiende a organizarse asambleariamente y, dentro de la tendencia global, desconfía de los políticos y las instituciones.

La verdadera democracia no está en los ayuntamientos, sino en el pueblo, sus asambleas y federaciones

En Salamanca existen más 26400 parados (cifra oficial para febrero de 2009), lo que supone un incremento de mas de un tercio con los que había el año pasado. Y la crisis no parece que vaya a remitir, sino que se acentúa. Pienso que desde el asociacionismo salmantino debemos dar una respuesta a esta crisis, no podemos esperar a que nos solucionen nada desde arriba. Porque los de arriba son el problema.

Debemos responder, o por lo menos frenar muchas de las consecuencias de esta crisis, y quizá algún día cambiar muchas cosas que funcionan mal en esta ciudad– país– mundo. ¿La solución?
LA AUTO- ORGANIZACIÓN

Pinus

Encuentros del Ateneo: suicidio libre y eutanasia

Sábado, Febrero 28th, 2009

Ver cartel

Miércoles 4 de marzo, 20.30

Café “Alcaraván”,

C/ Compañía, 12

Primer Encuentro:

  • SUICIDIO LIBRE Y EUTANASIA
  • Debate abierto, plural y libre. Con respeto pero sin cortapisas. Os esperamos! y corred la voz!